150 alumnos de secundaria participan del voluntariado joven

Con el impulso de la Secretaría de Inclusión Social y Familia del municipio, a través del Programa de Voluntariado Joven, unos 150 jóvenes de diversas escuelas secundarias de la ciudad participan en proyectos de intervención social en algunos barrios de la geografía villamariense.

El programa se presentó meses atrás, y fueron los chicos de las escuelas IPEM 147 Manuel Anselmo Ocampo, del IPEM 56 Abraham Juárez, del ex Colegio Nacional y del Rosario Vera Peñaloza los que recogieron el guante para ponerse a trabajar. Cada proyecto, cada grupo de jóvenes voluntarios, trabaja con una institución.

Primero, avanzan sobre el diagnóstico de las necesidades para determinar qué tipo de intervención se requiere. Puede ser desde pintar muros hasta abrir un taller cultural, desde dar una copa de leche hasta garantizar la accesibilidad sin barreras.

La palabra del intendente

Sobre la experiencia, el intendente Martín Gill valoró: “Los jóvenes tienen aptitudes, convicciones y actitudes que son centrales para construir la sociedad que queremos. No sólo hacen el bien, sino que también ellos mismos son transformados como personas y como espacio”.

El viernes, el titular del Ejecutivo se sumó a una de las actividades de voluntariado del ex Colegio Comercial, en barrio La Calera, junto a la secretaria de Inclusión Social y Familia, Claudia Arias; al subsecretario de Descentralización Territorial, Lucas Pagliero, y la directora de Niñez, Adolescencia y Familia, Valeria Caleri. Una de las docentes que trabaja en los proyectos resaltó que “la ida es empoderar a nuestros alumnos, ponerlos en el lugar de dar, de ser dador”.

06-voluntariado-joven


Los proyectos

Cada una de las intervenciones tiene un tiempo estipulado de desarrollo de cuatro meses. Como es el objetivo del programa, los mismos adolescentes van identificando las problemáticas para luego intervenirlas con el apoyo del municipio. Es en este punto en el que el territorio, el barrio, las instituciones se convierten en el escenario que les permite, a través de su participación voluntaria y solidaria, dejar de ser espectadores y erigirse como ciudadanos participativos.

Los proyectos que están en marcha son disímiles. Así, desde el ex Colegio Nacional, los chicos y chicas pensaron una intervención en el Jardín de Infantes Juan Carlos Mulinetti. Allí están realizando la pintura total del patio y creando murales alusivos a los Derechos del Niño. También trabajan en la reconstrucción de los juegos, los cajones de arena, la construcción de la tapia que divide el jardín con la escuela primaria y el armado de una huerta. También comparten las jornadas con talleres, juegos y meriendas para los niños.

El ex Comercial lleva adelante dos proyectos. Uno consiste en el trabajo en el salón de la Iglesia Evangélica de Barrio La Calera. Intervienen con talleres deportivos, de acompañamiento escolar, culturales y de panificación con niños y adolescentes del barrio.

El otro proyecto, en tanto, se propone un trabajo en conjunto con la Escuela Especial Nº 20. Consiste en llevar adelante campañas de concientización acerca de la importancia de liberar obstáculos en los espacios de tránsito para que las personas con discapacidad puedan manejarse sin dificultades. También avanzan en la constitución de una murga que sirva de herramienta de integración entre ambas instituciones educativas.

Los chicos del Rosario Vera Peñaloza decidieron trabajar con las personas que habitan en el Hogar de Ancianos. Llevan adelante talleres de manualidades y folclore, trabajos con materiales reciclados y la construcción de un mural. Es importante resaltar que un grupo de voluntarios de la escuela Rivadavia acompaña la tarea, con talleres de lectura y escritura, juegos e intervenciones culturales.

Por último, los estudiantes del Abraham Juárez decidieron trabajar en el Centro Vecinal de barrio Bello Horizonte, donde desarrollan talleres culturales y deportivos. Además, intervienen con talleres de acompañamiento escolar para alumnos de las escuelas Juana Manso y Nicolás Avellaneda.

Fotos: Municipalidad de Villa María