Chazón: Por fraude informático, el municipio perdió más de $ 500.000

Ya lograron recuperar más de $ 200.000 por las gestiones del Banco de Córdoba, ya que fue a través de sus cuentas corrientes.

En abril el municipio de Chazón fue víctima de un fraude informático, por la que perdieron $ 586.000. Pero ya lograron recuperar más de $ 200.000.

 

El pasado 12 de Abril, la Municipalidad de Chazón, por intermedio de su Secretario de Gobierno, Jorge Cocco, sufrió un fraude informático.

Fue en sus cuentas corrientes del Banco Córdoba según se informó desde el Ejecutivo que encabeza el intendente Robert Meichtri.

El total de la maniobra fraudulenta asciende a $ 586.000 y lograron recuperar $240.526,98.

Hasta el momento, se han realizado las denuncias correspondientes en la Policía y en la Sucursal del Banco.

Dicha entidad cuenta con una unidad especializada en Ciberdelitos que se encarga de este tipo de fraudes.

Es por ello que están gestionando la recuperación del monto pendiente de $345.473,02.

Fraude informático ¿Qué recaudos tomar?

A raíz de este caso, fue el mismo municipio el que difundió las medidas de prevención para evitar este tipo de delitos, a través del Banco Central De la República Argentina.

Las principales recomendaciones son:

  • Si se recibe un aviso sobre un supuesto error al realizar una transferencia bancaria, no se debe responder a estos mensajes. Ante cualquier duda, se debe comunicar telefónicamente con el banco. Tiene que ser el cliente el que llame y nunca aceptar una llamada supuestamente originada en la entidad. Es una nueva práctica ilegal detectada que simula un error en una transferencia bancaria por la compra de un bien ofrecido.
  • Nunca se debe acudir a un cajero automático, abrir la app o acceder al home banking cuando se recibe una llamada supuestamente proveniente de la entidad bancaria. El cliente debe ser el que origina la llamada.
  • No brindar ningún dato personal (usuarios, claves, contraseñas, pin, Clave de la Seguridad Social, Clave Token, DNI original o fotocopia, foto, ni ningún tipo de dato), por teléfono, correo electrónico, red social, WhatsApp o mensaje de texto.
  • No ingresar datos personales en sitios utilizando enlaces que llegan por correo electrónico, podrían ser fraudulentos. Cuidado con enlaces sospechosos y asegurarse de estar en la página legítima antes de ingresar información de inicio de sesión. Leer cada correo electrónico recibido con cuidado.
  • Utilizar contraseñas fuertes mezclando mayúsculas, minúsculas y números. Tienen que ser fáciles de recordar pero difíciles de adivinar por otras personas. No usar la misma clave para distintas aplicaciones, cuentas, plataformas o sitios.
  • No usar equipos públicos o de terceras personas para acceder a aplicaciones, redes sociales o cuentas personales.
  • Evitar redes de wi-fi públicas para acceder a sitios que requieran contraseñas.
  • Mantener actualizado el navegador, el sistema operativo de los equipos y las aplicaciones (se recomienda eliminar las que no se utilizan).
  • Aprender a diferenciar un perfil verdadero de uno falso en redes sociales. Los perfiles legítimos tienen una tilde azul de autenticidad. Los perfiles falsos generalmente solo tienen publicaciones muy recientes y poca cantidad de seguidores. Si se detecta un perfil falso se puede reportar la cuenta como spam.
  • Siempre se debe tomar un minuto antes de actuar. Quienes realizan este tipo de estafas apelan a las emociones, descuidos y urgencias.