El asado de su vida: De Villa María a triunfar en las cocinas del mundo

Se trata del chef Diego Guillen que cocinó en los mejores restaurants de México, Nueva York, Buenos Aires y Londres.

Facebook Diego O. Guillen

Diego Guillen es un reconocido chef internacional oriundo de Villa María. Se destaca en las parrillas, y también tiene una marca propia de helados, pero su historia es un ejemplo de resiliencia con el asado de su vida.

 

Quienes vivían en la ciudad en 1997 aún podrán recordar aquel triste momento, una familia que perdió todo en un incendio y un padre que perdió la vida.

Diego Guillen es uno de los protagonistas, pero también es el ejemplo de cómo una pasión puede marcar la vida.

“Estábamos despidiendo a un primo que iba a viajar al exterior. Mi papá estaba haciendo un asado y mi madre estaba haciendo papas fritas en una de esas freidoras que estaban de moda en esa época, que no cortó el termostato y prendió fuego el aceite.

Mi padre y yo, que era bombero voluntario, sacamos a todos y apagamos el incendio bastante rápido. Pero, cuando estábamos saliendo, él sufrió un infarto.

Me volteé para ayudarlo y no pude hacer nada. Esto empezó a las 9 de la noche y a las 11:30 estaba en la sala velatoria con mi papá muerto”, contó a Infobae.

Quienes hayan visto la serie estadounidense «This Us» no podrán evitar trazar similitudes. Y justamente «esto es», «así somos» es lo que marcó a Diego.

A partir de allí tuvieron que seguir adelante, su mamá -bioquímica de profesión, al igual que su padre- ayudó a él y sus dos hermanos, en los estudios.

El asado de su vida

Primero, probó con estudiar contador público, pero luego comprendió que su pasión era la cocina. Se recibió de chef profesional y empezó su recorrido por las cocinas del mundo.

Trabajó en México, en el Gran Hyatt de la Estación Central de Nueva York y ahí volvió a Buenos Aires en el Hyatt-Duhau de la misma cadena.

Unos años más tarde conoció en otra cocina a su compañera, Bárbara Lehrer, y la invitó a vivir a Londres, donde trabajó en la cadena francesa Sofitel.

Luego en 2013 lo aceptaron en el restaurante Barbecoa, de Jamie Oliver, un afamado chef inglés.

Y en 2014 decidieron regresar a Argentina para que sus dos hijos estuvieran cerca de la familia. Junto a Barbara fundaron su laboratorio de helados hechos con nitrógeno líquido, GuiLab.

En 2018 obtuvo el tercer puesto en el reality de Sony Chanel Food Truck Challenge actualmente asesora restaurantes en Argentina y Europa.

Diego sabe de las vueltas de la vida y por eso cada vez que hace un asado recuerda el consejo de su padre «no marear» la carne.