Es de Villa María y se fue a trabajar a Qatar y vivir el Mundial

De remera blanca, Julián vive y trabaja en Doha junto a su novia. Está también junto a otros argentinos. Foto: La Voz

Julian Aliciardi es un joven villamariense que junto a su novia se fueron a trabajar a Doha, Qatar, en vísperas del Mundial.

 

En la cabeza del villamariense y de su novia Stefanía estaba la idea de hacer un viaje y vivir la experiencia de trabajar en el exterior.

Según contaron a La Voz, las primeras opciones fueron Australia y Nueva Zelanda, pero surgió Qatar.

Julián tiene 26 años, es abogado y periodista deportivo. Añadió su capacitación en bartender para poder cumplir con los requisitos y probar suerte para que lo contraten en Qatar en hotelería o gastronomía.

«Con un monton de facilidades como tener pasajes, trabajo y acomodación asegurados, se sumó también la posibilidad de vivir la experiencia del mundial», comentó Stefanía.

Trabajar y vivir en Qatar

La pareja vive en un barrio preparado para recibir a este tipo de extranjeros que son contratados por empresas, hoteles, entre otros rubros.

Si bien están en la misma zona, no viven bajo el mismo techo. Julián vive en un departamento junto a otros tres argentinos y Stefanía en uno con 6 mujeres.

«Hay dos barrios de la empresa. Nosotros fuimos los primeros argentinos en llegar a este barrio que es más nuevo. Una vez que se llena, empiezan a poblar el otro», contó Stefano, uno de los compañeros de piso de Julián.

Choque cultural

Respecto a la diferencia de culturas, el villamariense y su novia contaron que lo viven con respeto.

Si bien son pareja, no pueden hacer demostraciones de afecto ante el público. El choque de culturas, religiones y leyes es muy fuerte, contaron.

«No nos podemos ni tomar de la mano en la vía pública, mucho menos darnos un beso. Todo se respeta mucho. Igual, pensé que iba a ser peor. Planeamos el viaje así y lo sabíamos de antemano», dijo Julián.

Por su parte, Stefanía indicó que «por más que ya lo había leído o visto en películas, sufrí con la vestimenta. Un shock al llegar».

Describió que las mujeres están completamente cubiertas, con velo y en la mayoría de los casos vestida de negro, mientras que los hombres, de blanco.

«Verlo en directo es diferente. Es ahí cuando te das cuenta de dónde estas», dijo.

Añadió que todos los días aprende «algún hábito o costumbre diferente de los cataríes respecto de los argentinos»

 

 

Foto: La Voz