¿Quiénes son? Hay 3 cordobeses entre 18 participantes de Gran Hermano 2022

Uno es de General Cabrera, la mujer nació en Despeñaderos y el restante es de Córdoba capital.

Comenzó una nueva edición de Gran Hermano y entre los 18 participante hay 3 cordobeses: Alexis Quiroga, María Laura Álvarez y Maximiliano Giudici.

Apenas se conocieron todos los pariticipantes, las audiencias comenzaron a trazar sus favoristimos, y también sus críticas.

En el caso de Córdoba, saber quienes podrían estar como representantes de la provincia era uno de los temas de interés.

A lo largo de la noche se fueron presentando distintos «embajadores de la tonada».

Participantes cordobeses en Gran Hermano

El más cercano, geográficamente, a Villa María, es Quiroga, oriundo de General Cabrera.

En el caso de Maria Laura Álvarez, es nacida en Despeñaderos.

A pesar que se crió ne Catamarca y ahora vive en Paraná, su tonada cordobesa la tiene intacta.

El trío lo completa Maximiliano Giudici, de Córdoba capital.

Uno por uno, los 3 cordodobeses GH 2002

Alexis Quiroga tiene 29 años y es de General Cabrera, Córdoba. Según su papá, es el “Ricky Ford” de Córdoba porque gasta mucho dinero. Trabaja en la empresa familiar de maní y se encarga de inspeccionar semillas. Está soltero. A la noche va al gimnasio. Le importa su aspecto físico: usa cremas, perfumes, se compra ropa todos los días. Jugó al fútbol, pero lo dejó porque le gusta la noche. “Dos o tres días sin sexo no aguanto, por eso me dicen conejo”, expresó.

 

María Laura Álvarez tiene 41 años, se crió en Catamarca y actualmente vive en Paraná. Es peluquera canina y tiene una hija de 9 años, “que tiene dos mamás”. “A mi nueva novia la conocí jugando al fútbol, y era la pareja del entrenador. Después de eso me sacó del equipo”, contó. Según ella, en su juventud fue “muy aventurera”. “Ojalá en la casa no me encuentre con gente canchera que discrimina porque no me voy a contener”, detalló.

 

Maximiliano Giudici tiene 35 años y es oriundo de Córdoba Capital. Es charlatán, chamuyero y propietario de un hostel en Playa del Carmen (que tuvo que cerrar por la pandemia). Está divorciado. Sus tres pasiones son “el fútbol, la playa y el calor”. “Soy muy sincero, frontal hasta morir. Le agradezco a Dios la tonada cordobesa. Me ha dado mucho”, expresó.

 

Fuente: www.lavoz.com.ar