Madre pudo escapar de las amenazas de su hijo y su nuera, que iban armados

Un hecho de violencia familiar se registró en la noche del viernes 28 de febrero en calle Salto Grande al 1300, en barrio Los Olmos, en el que la víctima resultó ser una mujer de 61 años de edad, que tuvo que escapar de su casa para poder avisarle a la Policía lo que había ocurrido.

Según se informó desde la Departamental San Martín, siendo aproximadamente las 23:20 horas del viernes, personal policial se constituyó en un punto de la calle Chocón, donde entrevistaron a una mujer de 61 años de edad.

Entraron por la fuerza

Esta persona denunció que momentos antes se hizo presente en su domicilio, ubicado en calle Salto Grande al 1300, su hijo y la pareja de éste, los cuales ingresaron por la fuerza y la amenazaron, pese a tener vigente una restricción de acercamiento.

En medio de esta situación, la mujer mayor logró escapar y dar aviso a la Policía.

Atentos a lo relatado por la víctima, efectivos policiales se constituyeron en el lugar y procediron a la aprehensión de un hombre de 32 años de edad y su pareja, una adolescente de 16 años de edad.

Dos armas

Además de lo violento del hecho previo, los policías advirtieron que la joven llevaba consigo un morral, en cuyo interior había nada menos que dos armas de fuego.

Según se constató, una de las armas era un revolver calibre 38 especial y la otra una pistola Bersa Thunder 9 milímetros, con siete cartuchos dentro. Además se contaron otros 6 cartuchos calibre 38, sueltos en el morral.

El hombre y la mujer fueron aprehendidos y trasladados hacia sede policial por supuestos autores de los delitos de desobediencia a la autoridad, amenazas y tenencia de armas de fuego.

Otra madre amenazada

Previo a este hecho, en la tarde del viernes, se había dado otro hecho de violencia en la que también la víctima fue una mujer, y el causante su propio hijo.

El parte policial detalló que el episodio fue en calle Entre Ríos al 2600, en barrio San Martín, donde se aprehendió a un joven de 24 años de edad, domiciliado en el lugar, por supuesto autor de amenazas y resistencia a la autoridad.

La damnificada, como se dijo, resultó ser su propia madre, una mujer de 45 años de edad.

Además, frente a los funcionarios policiales que acudieron al llamado de auxilio, el joven profirió amenazas hacia su madre, por lo que se lo trasladó a la comisaría de distrito, quedando a disposición de la fiscalía de primer turno por los delitos de amenazas y resistencia a la autoridad.

Foto: Policía de Córdoba