Por qué en Villa María es más urgente cuidarse de la Hepatitis C

En el Día Mundial de la Hepatitis (28 de julio) hay un dato que no deben dejar pasar quienes viven, estudian o trabajan en Villa María.

Esta es la ciudad que tiene uno de los más altos índices de prevalencia de hepatitis C en Argentina.

La presencia del virus es ocho veces mayor que en la media nacional.

  • Ver más sobre hepatitis C en Villa María
  • Los médicos no tienen una explicación certera sobre por qué se da esta situación.

    Pero justamente por eso no dejan de alertar sobre la necesidad y urgencia, principalmente entre los adultos, de hacerse el test correspondiente.

    Qué es la hepatitis C

    La hepatitis C es una enfermedad infecciosa que afecta principalmente al hígado.

    La infección aguda es por lo general asintomática, por eso es necesario el test.

    La infección crónica puede producir lesión en el hígado y a la larga originar cirrosis, insuficiencia hepática, cáncer de hígado y varices esofágicas potencialmente fatales

    Qué pasa en Villa María

    La infectóloga del Hospital Pasteur, Soledad Frola, dijo que Villa María es “un bolsón” de hepatitis C en el país.

    “En la mayoría de las ciudades de Argentina la prevalencia del virus es del 1%, pero en Villa María es del 8%”, puntualizó.

    “No se sabe la causa, pero es real”, agregó.

    Por eso remarcó que “es importante que todo el mundo sepa que está en contacto con el virus”.

    Pidió entonces acercarse a los centros de salud para ser valorados si necesitan tratamiento.

    Explicó que con una buena indicación se puede llegar a la cura en el 95% de casos.

    En Argentina se estima que hay unas 400.000 personas que tienen hepatitis C.

    Lo preocupante, dijo la médica, es que en el 80% de los caos no lo saben que están infectados.

    “Una vez en la vida hay que hacerse el análisis de hepatitis C”, subrayó.

    Cómo se contagia

    Según se lee en Wikipedia, la hepatitis C se propaga por medio del contacto con sangre de una persona infectada.

    Entre otras causas probables, se mencionan:

    Prácticas médicas con mala esterilización de instrumentos.

  • Al realizarse un tatuaje o perforación en alguna parte del cuerpo, como piercings, y se deja la herida abierta por tiempo prolongado, el virus -que permanece en el medio ambiente- penetra en las zonas donde hubo pinchazo.
  • Al compartir agujas para inyectarse sustancias adictivas.
  • Al compartir objetos de higiene personal, como cepillos de dientes o máquinas de afeitar.
  • Al haber nacido de una madre que tiene la hepatitis C.
  • Aunque no es habitual, también puede contagiarse por sexo desprotegido con una persona infectada, especialmente si existe sangrado (es en el 2% de los casos).
  • Hepatitis B

    En el caso de la hepatitis B, las vacunas preventivas están disponibles en forma gratuita para toda la población.

    Niños y adolescentes la tienen incorporada en su plan obligatorio de vacunas.

    En el caso de los adultos, deben asisitir a un vacunatorio y pedir la colocación de la dosis correspondiente.

    Son tres dosis en total que deben aplicarse.

    Foto: Ilustrativa / Archivo.