Refuerzan recolección diferenciada: cómo separar residuos y qué día pasan por cada barrio

La Municipalidad de Villa María decidió reforzar el programa de Recolección Diferenciada de Residuos con una nueva campaña para incrementar la separación en origen: que cada vecinos sepa cómo clasificar su basura y sacarla según el cronograma fijado.

Desde el lunes 18 de mayo, municipio llevará adelante una nueva campaña de separación de residuos cuyo objetivo es reforzar el programa de Recolección Diferenciada, brindando información a los vecinos para que conozcan cómo llevarlo adelante o profundicen su hábito para disminuir el impacto ambiental de la basura a través de la separación.

Días y barrios

Este programa por ahora no abarca toda la ciudad, sino que se concentra en algunos barrios.

En ese marco, la Secretaría de Ambiente, Obras y Servicios Públicos cuenta con un cronograma de recolección:

Lunes: Sarmiento, Santa Ana, Rivadavia y San Justo.

Martes: Almirante Brown, Trinitarios, Parque Norte y Ramón Carrillo.

Miércoles: Centro.

Jueves: Lamadrid y Ameghino.

Viernes: Centro.

Sábado: General Paz, Güemes, Palermo, Vista Verde y Mariano Moreno.

El horario de la recolección, que está a cargo de la prestataria del servicio Cotreco, es de 14:00 a 17:00 horas en todos los casos.

Para la recuperación

El subsecretario de Ambiente del municipio, Germán Tissera, explicó que la separación de residuos sólidos urbanos facilita el manejo integral de los residuos, y permite la recuperación e inserción de muchos de ellos nuevamente al proceso productivo a través de su tratamiento.

“En este proceso, todos los ciudadanos son una parte fundamental en la que su participación comienza con la toma de conciencia y la división de la basura según tipos de componentes, tamaño o peligrosidad”, afirmó.

Separar residuos sirve para recuperar los materiales reutilizables o reciclables que traen consigo beneficios ambientales: “Si los residuos domésticos son separados y clasificados pueden convertirse en recursos, en lugar de basura”, dijo.

Ser eficientes

Para que sea eficiente, la separación debe realizarse de manera que los residuos reciclables puedan ser clasificados y procesados posteriormente por la Cooperativa 7 de Febrero, en la planta construida a tal fin, para lo que es importante que estén limpios y secos.

¿Cómo clasificar los residuos?

Para la separación primaria en los domicilios es importante identificar y separar:

«limpios y secos»
«húmedos y sucios».

Con una mínima organización, la separación en origen es fácil y posible mediante la aplicación de algunas recomendaciones.

Los denominado residuos secos son compatibles con el reciclado en gran medida. Algunos de los que pueden integrar esta clasificación son:

Papeles y cartones. En este apartado encontramos el papel blanco impreso o no, diarios, revistas, cajas, fotocopias, libretas, cuadernos, formularios, sobres, guías telefónicas, folletos, libros, envases tipo tetra brik.

Plásticos. Este grupo se integral con botellas de bebidas, productos de higiene y de limpieza, de bazar, bolsas de plástico, sillas de este material, envases, sachets, bidones, tapitas, potes, vajilla descartable, papel film.

Vidrios. Esta diferenciación incluye botellas, frascos, vasos, vidrios de ventanas, parabrisas, espejos, lámparas eléctricas, tubos de luz, botellas, envases, vasos, platos, frascos (enteros, no rotos). Es importante destacar que si los vidrios están rotos, deben ser desechados envueltos en papel de diario.

Telas: Ropa, retazos, manteles, sábanas, trapos.

Metal: Latas, llaves, candados, papel aluminio, grifería, ollas, elementos de acero, aluminio, plomo, zinc, cobre, bronce.

Lo que no va

Otro punto a tener en cuenta para llevar adelante una correcta separación en origen es que no son reciclables: el papel de fax y el encerado, pañuelos y pañales descartables, papel higiénico, papel carbónico, bolsas y envases laminados en nylon -los que tradicionalmente envuelven frituras, galletitas y golosinas-, los vasos térmicos, envases con restos en el interior –como pinturas, solventes, pegamentos, agroquímicos-, biromes, pañales, CDs, y DVDs.

Para el compost

En tanto, en los denominados residuos húmedos se incluyen todo tipo de restos orgánicos, tales como frutas, verduras, cáscaras de huevo, yerba, te o café, restos de poda, y corte de pasto. Con estos residuos puede elaborarse el compost.

La materia orgánica supone habitualmente más del 40% de una bolsa de basura, y se trata de material imprescindible para los suelos. En ese sentido, una recomendación valiosa es realizar, cuando sea posible, un pozo en la tierra y enterrar estos residuos para que se incorporen al suelo a través de un proceso natural.