Un anfiteatro repleto disfrutó la Gala del Instituto La Santísima Trinidad

Contó con una gran cantidad de números artísticos realizados por los estudiantes de la institución.

La Gala “Trinitarios 2022: Hechos de Sueños” logró una gran convocatoria y colmó de emoción a todos los presentes, con una gran cantidad de números artísticos realizados por los estudiantes de la institución.

 

Con motivo de la celebración de los 80 años del Instituto La Santísima Trinidad, fundado en 1942, se realizó el 9 de noviembre la “Gala Trinitarios 2022: Hechos de Sueños”, en el Anfiteatro Municipal Aldo Invernizzi. Contó con una gran convocatoria de padres y estudiantes de la institución, que colmaron cada butaca del anfiteatro.

 

La Gala por los 80 años

El espectáculo comenzó a las 21 con diversos números artísticos protagonizados por todos los estudiantes de los diferentes niveles educativos de la institución, que buscaban expresar la importancia de los sueños de la juventud.

Destacando la fantasía, la imaginación y los sentimientos que rodean a los sueños, la felicidad, la incertidumbre y el miedo, escenificado por medio de coreografías y diálogos teatrales.

El evento contó con un primer bloque, llamado «Del sueño onírico a los sueños del deseo», protagonizado por los estudiantes del 2do. y 3er. Año del Profesorado de Educación Física (PEF), el nivel inicial, y el nivel primario.

Y un segundo bloque, llamado «De los sueños quiméricos a los sueños hechos realidad» realizado por los estudiantes de 1ro y 4to año del PEF, aerobic y el nivel secundario.

El primer número artístico que dio comienzo a la gala fue realizado por los alumnos del PEF, denominado “Entre sueños, fantasías y pesadillas”.

Este personificó, por medio de la danza y coreografías grupales, como se desarrolla en el emocionante mundo de los sueños el paso entre la fantasía y las pesadillas, bajo un concepto muy conmovedor, que logró la emoción de todos los presentes.

El espectáculo gozó de una gran puesta en escena, acompañada de grandes pantallas que rodeaban el escenario con ilustraciones que acompañaban los números artísticos, un sonido envolvente y un gran juego de luces azuladas que colmaban el anfiteatro.