Confesó abusar de una niña y recibió una condena en suspenso: Sigue en libertad

Un hombre de 45 años de edad, que confesó haber abusado sexualmente de una niña, recibió una condena de ejecución condicional y seguirá en libertad después del juicio.

Se trata de César Alejandro Cadei, oriundo de Etruria, quien el 2 de abril de 2018 fue acusado de manosear a una niña de 12 años cuando viajaba en el tren de pasajeros entre Córdoba y Villa María.

El acusado no tenía antecedentes penales y al momento del juicio confesó la autoría del abuso infantil.

Casos similares

La Cámara del Crimen de Villa María le aplicó una pena de tres años de cárcel que queda en suspenso, por lo que seguirá en libertad, como hasta ahora.

El caso tuvo una resolución casi idéntica a la de Alejandro Ghione, quien también confesó ser el autor de un caso de abuso sexual infantil, y recibió una pena en suspenso que le permitió continuar en libertad.

VER ►Abuso sexual: Reconoció los hechos y quedó libre

En ambos casos, las víctimas fueron niñas del entorno cercano.

Pasajeros alertas

El caso de Cadei fue investigado por la fiscal Silvia Maldonado, a partir de la denuncia de un grupo de pasajeros que compartían el tren con el acusado y su pareja.

Las personas que viajaban en el mismo vagón ese 2 de abril, intervinieron para salvaguardar a la niña ante la aparente pasividad de la madre, de 47 años de edad, según dijeron.

VER ► Supuesto caso de abuso de una menor en tren de pasajeros

Los viajeros dieron aviso a las autoridades ferroviarias de lo que estaba ocurriendo, y al llegar el tren a Villa María, el hombre, de 45 años de edad, fue detenido por la Policía.

La situación habría quedado registrada en imágenes tomadas con teléfonos celulares.

La situación de la víctima

La decisión en ese momento fue detener y encarcelar al hombre acusado de abuso, tras lo que se inició una investigación que terminó con la elevación a juicio por parte del fiscal de primer turno.

Por otro lado, la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) dispuso en su momento dejar a la pequeña en custodia de su padre biológico.

Pero al tiempo, ella volvió a vivir con la madre.

En el transcurso de la investigación se pudo saber, además, que la niña había sido víctima de otro abuso anterior, protagonizado por otro hombre que al momento del hecho también era pareja de la madre.

Por qué en libertad

El acusado de abuso sexual llegó a juicio y salió de Tribunales, siempre manteniendo su libertad.

Esto es así porque la pena prevista para el delito lo permitía, según la ley, además de que el hombre carecía de antecedentes penales y se consideró que no existía riesgo procesal.

De todos modos, se estableció una restricción de acercamiento y todo tipo de contacto hacia la niña.