Cruces, abstenciones, demora: Cómo fue la Sesión Preparatoria en el Concejo Deliberante

La Sesión Preparatoria en donde el Concejo Deliberante definía las autoridades del cuerpo para el período legislativo 2020 fueron este año especiales, con una previa ardiente: se definía también nada más y nada menos que el nuevo titular del poder Ejecutivo, ya que la Carta Orgánica indica que cuando el intendente electo no está o hace uso de licencia, quien queda a cargo de la administración municipal es el presidente del cuerpo legislativo.

Desde el primero de enero hasta este jueves 20 de febrero, lo ejerció –hasta la tarde de este jueves 20- el Presidente del Deliberante, Carlos De Falco.

Era a las 11, fue a las 18

La cita era a las 11. Pero la Sesión comenzó minutos antes de las 18:00 horas, cuando el bloque opositor bajó al recinto y esperó hasta que también ingresaron los concejales oficialistas.

La espera tenía que ver con que se estaba negociando aún la votación. Se sabía que el bloque opositor iba a abstenerse de votar al edil Pablo Rosso para la presidencia, a De Falco para la vicepresidencia primera y hasta a su propio compañero, Romeo Benzo como vicepresidente segundo.

Se sabía también que los concejales del bloque oficialista, Juan Cladera y Daniel López iban a abstenerse de votar a Rosso.

4 a 7

De esta manera había 7 abstenciones y solo 4 votos por la afirmativa. Los números, si bien fueron esos y sirvieron para ratificar las autoridades propuestas, no eran quizá lo esperado y desde el oficialismo buscaron revertir la situación en lo que fue una previa ardiente que duró casi siete horas.

La llegada de Rosso a la presidencia del Deliberante y por consecuencia, a la intendencia, no fue bien vista para los dos concejales del oficialismo que sostenían, debía quedar De Falco. “No es nada personal”, decían.

Cabe destacar que el edil Rosso, quien fuera rector en uso de licencia de la UTN, recién aterriza a la política villamariense y sería el elegido de Gill.

Debate con cruces

Durante la sesión hubo cruces, livianos y fuertes. De adentro del bloque oficialista y entre ambos bloques. Desde la oposición mantuvieron una postura firme en que la situación influye directamente en lo que el pueblo eligió, haciendo referencia a Gill.

También que la jornada vivida en el Deliberante “es un manoseo”, dijo la edil Karina Bruno quien apuntó directamente contra el oficialismo. “Están poniendo por encima de la pretendida calidad institucional cuestiones partidarias internas”, sostuvo.

Bruno expresó además que el bloque opositor “no va a prestarse para ser funcional a ninguno de los dos espacios que hoy apuestan pugna y atentan contra la administración de este municipio”.

La votación

Finalmente luego de poco más de 40 minutos, se realizó la votación con los siguientes resultados:

Por la afirmativa: Claudia Arias, Verónica Vivó, Julio Oyola y Pablo Rosso, todos del bloque oficialista (Hacemos por Córdoba)

Abstenciones: Luis Caronni, Karina Bruno, Romeo Benzo, Natalia González y Carlos Primo, del bloque Vamos Villa María y Daniel López y Juan Carlos Cladera (Hacemos por Córdoba).