Cuatro familias comparten una huerta en el Roque Saenz Peña

Cuatro familias de la ciudad comparten una huerta en el Roque Sáenz Peña. Primos, tíos y sobrinos la producen de manera colaborativa.

Comparten una huerta

De la experiencia forman parte las familias Achilli, Olivera, Lazos y Grosso y viven en el barrio Roque Saénz Peña. La huerta está ubicada en calle Estados Unidos.

En un terreno que tenían disponible, decidieron producir su propio alimento mediante una huerta que sostienen de manera colectiva.

Una de sus impulsoras, Marcela Lazos, contó a Villa María VIVO cómo surgió la idea y cuáles son los beneficios de este tipo de producción.

“Mi tía vive sobre la calle Sucre en el barrio Roque Sáenz Peña. Mi primo tiene un taller y en el fondo tiene un terreno y está desocupado. La idea surge un poco por el precio de la verdura, somos personas que nos cuidamos y muy verduleros”, relató Marcela.

Pusieron manos a la obra y con unos pallets, armaron un cuadrado para la huerta y llevaron tierra. Las familias se juntan siempre así que la huerta funciona también como un espacio compartido.

Si bien este año la producción no fue muy buena por las semillas, tienen buenas proyecciones para la próxima temporada. Este año cosecharon zapallito, papas, zucchini y achicoria.

“La cuarta persona que se suma es mi sobrina. Ella también vive en el barrio, pero no puede hacer huerta en su casa. Dijimos que lo que se produjera este año se compartía entre todos”, contó.

Cómo trabajan juntos

Lazos relató que, de acuerdo al tiempo, se van acercando a la huerta para mantenerla libre de yuyos y otros pastos.

Su tía es quien se encargó de transmitir estos saberes y conocimientos a sus familiares ya que en su patio tiene una huerta con especies medicinales.

“De ahí se provee todo el mundo, no solamente la familia sino los vecinos también. Como es una persona mayor ella no trabaja, si no que mantiene su huerta”, relató Marcela.

Beneficios a la salud

Lazos tiene problemas oncológicos y por eso debe cuidar su alimentación y los productos que consume.

“La lechuga comprada a veces no la puedo consumir porque mi estomago me la rechaza. Si puedo consumir lo que nosotros cosechamos”, contó cómo uno de los beneficios de la huerta.  ‘

Además, para las familias la huerta significa un espacio para compartir cuándo se juntan y les ayuda económicamente.

“Hacemos lo posible para cuidar el medioambiente. Te ayuda despejarte, estas produciendo tu propio alimento que tiene otro sabor y otra calidad”, aseguró Lazos.