De secretos a discretos: cómo funcionan las logias masónicas locales

En la ciudad, funcionan actualmente dos logias masónicas y un “campamento” del Supremo Consejo Federal ya que algunos de sus miembros han alcanzado el grado más alto.

Durante años, las logias masónicas se vieron envueltas por un profundo secretismo. Villa María siempre fue una ciudad cabecera, 21 intendentes locales formaron parte de la orden.

En pleno siglo XXI, con internet y las redes sociales, los masones establecen una nueva vía de contacto a través de sus perfiles. Uno de sus integrantes habló con Villa María VIVO y contó cómo funcionan las logias locales.

Dos logias masónicas

“El Kosmos N°236” y “República N°628” son las dos logias que funcionan y reúnen a miembros de Villa María y Villa Nueva. Los números corresponden al orden de registro en la Gran Logia.

En la ciudad, también hay masones que han alcanzado el grado más alto, el 33°. Debido a esto funciona un “campamento” del Supremo Consejo Federal, que reúne a miembros de estos altos grados. El grado masónico hace referencia a niveles que alcanza el iniciado a medida que avanza en conocimiento del oficio.

Desde finales del siglo XIX y hasta los años ’60 del siglo XX funcionaron en Villa María tres logias masónicas “11 de septiembre”, “El Kosmos” y “Hermanos Unidos”. Estas reunían a ciudadanos que estuvieron desde la fundación de la ciudad e inmigrantes de diferentes colectividades.

Los gobiernos de facto hicieron que las actividades de las logias desaparecieran durante un tiempo en Villa María. En 2010, reinició sus actividades la logia El Kosmos. De esta, formaron parte reconocidos políticos como intendentes y legisladores.

Las logias locales no son mixtas, sino que convocan a varones mayores de 18 años. Cualquier ciudadano “libre y de buenas costumbres puede pedir su ingreso a la Masonería”.

Rito Escocés y sus reuniones

Las dos logias de la ciudad funcionan bajo el “Rito Escocés Antiguo y Aceptado”. Este rito establece las normas de acción de sus miembros tanto en las reuniones como hacia la comunidad que los rodea.

Los miembros se reúnen de manera periódica y abordan temas diversos. “Principalmente se trata el estudio de la simbología masónica y la investigación e interpretación de textos escritos por especialistas, que el masón debe conocer, para así generar saberes que permitan ser trasladados a la vida en sociedad”, contó uno de sus miembros.

En sus reuniones, también tratan temas de actualidad “siendo sometida a análisis y tratando de consensuar posibles acciones para contribuir al progreso colectivo. Estas acciones generalmente son trasladadas por los miembros a diferentes actores sociales para alcanzar resultados favorables a la población”.

Secreto masónico: ¿Quiénes son sus miembros?

Las logias todavía mantienen el secreto sobre quiénes son sus miembros y evitan dar nombres. En Villa María, sus miembros pertenecen a distintos niveles de formación y a diversas actividades o profesiones. El “secreto masónico” se relaciona con los conocimientos que comienza a adquirir una persona que ingresa a la Orden.

Así, explicó: “La discreción que se solicita tiene que ser cumplida sin concesiones, porque aún quedan en nuestra sociedad resabios de las épocas de persecución, donde se conformó un ‘sentido común’ que estigmatiza aún a los masones como enfrentados a una supuesta moral”.

“Cada miembro es consciente que, exponiéndose como masón ante la sociedad, se arriesga a ser atacado por personas que viven muy influenciadas por esas ideas dogmáticas”, agregó.

Hay ideas o mitos que vinculan a la Masonería con el poder político y social que tienen sus miembros fuera de las logias: “La Masonería no promueve candidaturas, partidos políticos ni ascensos individuales de ningún tipo. Lo que un miembro haga por fuera queda en el terreno de lo personal”.

“El ‘Poder’ de la Masonería reside en brindar a sus miembros la oportunidad de acceder con trabajo y estudio a las herramientas que les permitan accionar para modificar instancias de esa realidad, siempre con la consigna u orientación de que sean para el progreso de la comunidad toda”, sumó.

Logias masónicas y participación en la vida pública

“La Masonería no actúa por sí misma sino a través de sus miembros”, dijo uno de sus integrantes. Para el masón es “un compromiso ineludible” comportarse con mesura frente a una situación compleja o tratar de mejorar la vida de quienes los rodean.

Según ellos, allí radica la intervención pública de la Masonería: “Cada ciudadano que haya ingresado a la Orden sabe que en su cotidiano debe accionar para hacer de ésta una mejor comunidad”.

 

*Fotografías concedidas por las logias locales.