Dieron de alta al hombre que recibió médula de su hermana

Juan Manuel González fue dado de alta provisoria este viernes 27 luego de ser trasplantado de médula ósea por donación de su hermana, María Eugenia.

En febrero, la mujer había viajado desde Villa María hasta Buenos Aires para someterse a estudios médicos y concretar el 6 de marzo finalmente el proceso para salvarle la vida a su hermano diagnosticado con leucemia. El vínculo entre ellos y la acción solidaria de María Eugenia, es muy especial.

En 2004 María Eugenia sufrió la pérdida de su hija Victoria que estaba en lista de espera de trasplantes de pulmones y corazón. Durante todo el proceso médico, ambas estuvieron acompañadas por Juan Manuel.

Ver: Perdió a su hija esperando un trasplante y 16 años después le dio vida a su hermano

Este miércoles se celebra, como cada 1 de abril en Argentina, el Día Nacional del Donante Voluntario de Médula Ósea.

Volver a casa después de 4 meses

«Él está bien», dice a través del teléfono desde Buenos Aires Romina, la compañera de Juan Manuel a Villa María VIVO!

Contó que recibió el alta provisoria, «porque el alta definitiva es después de cinco años de recibir el trasplante», explicó.

Semanalmente debe someterse a análisis para controlar su estado de salud y a diario está medicado, «va encaminado y vamos bien. De a poquito se irá a sentir mejor, ahora se siente cansado», dijo.

El hombre estuvo internado en el sanatorio Sagrado Corazón desde noviembre y este viernes regresó a su casa, junto a su familia, después de cuatro meses.

Hermanos compatibles

La familia villamariense está compuesta por ocho hermanos, pero fue María Eugenia quien según los análisis médicos, es cien por ciento compatible con Juan Manuel y podía someterse a al trasplante, “los médicos nos dijeron que fue muy raro, porque casi siempre la compatibilidad es entre personas del mismo género”, había contado a Villa María VIVO! la mujer a días de regresar de Buenos Aires, donde vive su hermano.

Proceso

María Eugenia narró a Villa María VIVO! cómo fueron aquellos días en los que recibió, además información y atención por parte de profesionales de la salud.

“Me hicieron estudios, análisis y ambos debimos inscribirnos en el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai), yo como donante y mi hermano en lista de espera”, dijo.

“Debí colocarme nueve vacunas para estimular las células madres”, continuó sobre el material genético que se trasplanta y aclaró que todo el tratamiento lo realizó de manera ambulatoria.

“El miércoles me interné y el jueves durante cuatro horas y medias estuve sentada en la cama conectada a una máquina que filtraba mi sangre para separarla de las células madres que, horas más tarde, iban a ser trasplantadas en mi hermano”, detalló y agregó que, además logró donarle plaquetas.

Efeméride

Cada 1 de abril es el Día Nacional del Donante Voluntario de Médula Ósea. Este día se celebra para difundir la importancia de la donación voluntaria de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH), con las que actualmente se trata diversas enfermedades hematológicas como leucemia, anemia aplástica severa, linfoma y problemas metabólicos e inmunológicos.

La fecha seleccionada responde a que aquel día del año 2003, el Incucai creó el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas que permite llevar a cabo trasplantes de células con donantes no emparentados, y que la donación sin compatibilidad en el grupo familiar, sea una práctica terapéutica corriente y habitual en Argentina.