Egresadas juraron “por la matria” en su graduación en la UNVM

Egresados y egresadas de la UNVM estrenaron juramento y juraron “por la matria” en su acto de colación de grado.

Fue tras obtener autorización del Rectorado. Son siete profesionales que pidieron incorporar un juramento e hicieron su voto por la equidad, la igualdad, la justicia social y de género.

El nuevo juramento lo estrenaron en el acto de Colación de Grado que se realizó con más de 130 nuevas y nuevos profesionales del Instituto Académico Pedagógico de Ciencias Sociales.

Juraron “por la matria”

En la Universidad Nacional de Villa María, quienes se reciben pueden adherir a cuatro tipos de juramentos: Dios, Patria y los Santos Evangelios, Dios y Patria, Patria o Honor y Ética.

El rector, Luis Negretti, indicó que un grupo de graduadas y graduados había solicitado dotar de contenido a la fórmula de Honor y Ética.

“Atender la dimensión de lo humano es respetar las diversidades, permitir el libre ejercicio de los derechos, tener capacidad de escucha y ser profundamente respetuoso de las ideas, las creencias y las convicciones de los demás”, afirmó Negretti.

Quienes utilizaron este juramento y pidieron el cambio son un grupo de egresadas y egresados de las carreras Licenciatura en Sociología y Licenciatura en Ciencia Política.

Junto al Programa de Género y Sexualidades de la Secretaría de Bienestar solicitaron ante el Rectorado la necesidad de hacer un nuevo juramento con perspectiva de género y visión latinoamericanista que les fue aprobado.

¿Porqué pidieron jurar por la matria?

Entre los argumentos planteados por las y los solicitantes se planteó que Matria “se manifiesta como un compromiso que busca tensionar los márgenes estrechos de la patria y de la historia”.

“Así como también aquel escenario donde las reivindicaciones visibilizan las diversas protagonistas históricas y contemporáneas confinadas al silencio».

Además, agregaron: «Es una necesidad que surge desde la perspectiva de género y en la búsqueda de una visión Latinoamericanista”.

“Jurar por la Matria es romper en un grito, es dar lugar a lo que no ha sido nombrado, es buscar y mirar con amor y respeto todo eso de lo que se ha sido despojado», fundamentaron.

«Es abrir una puerta a lo tenuemente conocido, es hacer conscientes lo patriarcal y lo colonial que habita cotidianamente”.

“Es más que una idea cerrada y acaba, una invitación a preguntarnos por nuestra tierra, nuestros cuerpas, nuestras memorias, nuestras verdades y nuestros olvidos, como sujetos/as y como sociedad”.