El padre bombero del joven ahogado: «No sabemos si estamos preparados cuando nos toca a nosotros»

Este miércoles 10 de febrero, hallaron el cuerpo del joven de 20 años en el cauce del rio Ctalamochita.

Al jefe Bomberos de Oliva le tocó trabajar en el operativo de búsqueda de su hijo, Fabricio Cuello, el joven hallado ahogado este miércoles en el cauce del río Calamohita.

Esta vez fue distinto para él, sabiendo que la persona que buscaban desde el domingo 7 de febrero era su propio hijo.

El joven se encontraba desaparecido en la aguas del río Ctalamochita desde el momento en que la correntada se lo llevó, cuando se encontraba en el lugar junto a otros 4 amigos.

«Ahora me tocó a mí»

Daniel Duveaux encabeza hoy el cuartel de bomberos de Oliva y fue convocado, junto a otros servidores públicos, a formar parte del operativo de búsqueda. Fue allí, en plena tarea, que se enteró que se trataba de su propio hijo.

“Este es un momento muy duro. Como bomberos estamos preparados para ayudar a quién sea, pero no sabemos si estamos preparados para cuando nos toca a nosotros”, dijo el hombre en declaraciones a Canal 12 de Córdoba.

Es un lugar peligroso, lo veíamos durante el transcurso del operativo. Los chicos arriesgaron su vida, para poder encontrar el cuerpo”, rescató el jefe de bomberos.

“Quiero agradecerle al fiscal, que estuvo en todo momento con nosotros, a la Federación de Bomberos que siempre estuvieron desde un primer momento, y a la Policía de la Provincia”, concluyó.

«Estamos tratando de llevar este momento. Ahora me tocó a mí», manifestó Daniel.

El hecho

Este joven se encontraba junto a 4 amigos, todos de James Craik, en las inmediaciones de dicha estancia perteneciente a la zona de Tío Pujio.

Los jóvenes se juntaron a comer un asado y se quedaron a pasar la tarde.

Los chicos comenzaron a tirarse al agua y, en un determinado momento, uno de ellos no pudo salir del río, la correntada se lo llevó.

El operativo, comenzó el domingo 7 de febrero por la tarde y culminó en horas de la mañana de este 10 febrero.

El lugar donde lo encontraron

Bomberos pudieron hallar el cuerpo a unos cuatro kilómetros río abajo de dónde se había arrojado el joven al agua.

El lugar fue descripto como un sector con muchas ramas, y entre esa parte había quedado atrapado el cuerpo.

El punto de hallazgo fue a la altura de una fábrica de crema situada a pocos metros del cauce del río.