Es chofer de colectivos urbanos, pero por el paro se puso a hacer tapabocas

Germán Bussetti es chofer de colectivos urbanos de la empresa TransBus en Villa María, pero hace de marzo que no cobra su sueldo y desde el 13 de abril que no trabaja por un paro que lanzó la Asociación Obrera de la Industria del Transporte Automotor (Aoita). Decidió iniciar un emprendimiento junto a su pareja y hacen tapabocas.

Con dos hijos, el hombre que desde hace seis años diariamente hacía los recorridos de las líneas universitarias 104 ó 105 debió cambiar el asiento de conductor y ponerse a hacer tapabocas para poder alimentar junto a su pareja a la familia.

“Es una situación desesperante. Con esto estoy zafando, la vamos llevando, pero hay compañeros que no tienen de qué trabajar”, dijo conmovido a Villa María VIVO!

Embarbijados es el nombre que eligieron para el emprendimiento y como se los puede encontrar en Instagram. “Nos está yendo bien, logramos un buen producto y puedo darle de comer a mis hijos”, contó sobre los tapabocas personalizados.

View this post on Instagram

La Mascara!

A post shared by Natalia (@embarbijados) on

Algunas de las máquinas las tenían porque en casa se dedicaban a hacer ploteados, “es un emprendimiento que habíamos comenzado pero por la cuarentena tuvimos que cambiar de rubro”, dijo.

“Hay compañeros que no tienen que comer, que no tienen herramientas para salir a trabajar y si no ayudamos con alimentos o consiguen bolsones, no comen”, contó desesperado.

De chofer a peluquero y mantenimiento de espacios verdes

Durante los primeros días de la cuarentena, allá por marzo y hasta el 13 de abril, Daniel Blanyetti se subía todos los días a los urbanos y hacía las líneas 19 ó 15, pero por el paro su situación se complicó y también la de su familia.

“Por suerte tengo una motosierra, una desmalezadora y estoy saliendo a hacer limpieza de terrenos y poda”, contó a Villa María VIVO! quien además ayuda a su pareja en la peluquería, rubro que volvió a la actividad esta semana.

“Estamos con muchas complicaciones y recontra restringidos”, manifestó el hombre que tiene cuatro hijos.

Ambos testimonios, además de contar cómo se la rebuscan desde hace casi 40 días para comer, resaltaron la difícil y dramática situación que viven compañeros que no tienen la posibilidad de salir a trabajar y que sus parejas están también con actividades restringidas como es el trabajo doméstico.

Reclamo

Desde Aoita piden que se le deposite, a los choferes de colectivos urbanos de Villa María e interurbanos de la provincia de Córdoba, el dinero que corresponde a los meses de marzo y abril.

“Nos deben casi el 40% de cada sueldo de marzo y abril”, señaló Germán y contó que hay compañeros que deben elegir entre comer o pagar servicios e impuestos.