Fue a pescar con un amigo y terminó asesinado: Su hija pide justicia

Patricia Sosa asegura que hubo premeditación en el homicidio de su padre.

El juicio contra Orozco comenzará este miércoles 22 de septiembre.

Rafael Sosa fue a pescar con un amigo al arroyo Las Mojarras. Tras una discusión con un sujeto que no quería que pesquen en ese lugar, terminó asesinado. Su hija reclama justicia.

Rafael Antonio de las Mercedes Sosa tenía 70 años y murió el domingo 2 de agosto de 2020 luego de recibir un disparo en cercanías a un campo de Arroyo Algodón. Por el hecho, el fiscal René Bosio imputó a Marco Emanuel Orozco de 28 años, autor del disparo.

El próximo miércoles 26 de mayo se iba a llevar a cabo la primera audiencia del juicio pero se suspendió por las medidas sanitarias de confinamiento.

Patricia Sosa, hija de Rafael, dialogó con Villa María VIVO para dar su versión y pedir justicia. «Este hombre por un capricho no respetó la vida humana», inicia.

Y es que según relata ella los hechos: «Mi papá fue con un amigo a pescar al arroyo en Las Mojarras. Ahí apareció este sujeto que quiso echarlos. Como no se fueron, se fue a buscar un arma, regresó y le tiró a ambos. A mi papá en el pecho y a su amigo en el brazo».

Respecto a esto reconoce que «existió una discusión, verbal, pero estás hablando de una persona de 70 años con un chico de 28. La reacción fue totalmente desmedida».

Orozco le disparó con una escopeta calibre 16.

Ella quiere que quede claro que su padre «estaba en un lugar público» y que «el campo de este sujeto está a unos 200 metros».

Es que en un primer momento se barajó la hipótesis de que estaban pescando dentro de una propiedad privada.

Terminó asesinado de un disparo

Orozco está esperando el juicio en la cárcel, ya que le dictaron prisión preventiva. En la audiencia que se realizaría el próximo miércoles llegaría acusado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en perjuicio de Sosa y además, tentativa de homicidio agravado por uso de arma de fuego hacia Rubén David Lehmann de 60 años, amigo de la víctima.

Patricia explica que «yo estoy pidiendo justicia, quiero perpetua para este hombre. Sabemos que no tiene antecedentes y que no hay agravantes como la premeditación, por eso podrían sentenciarlo como un homicidio común».

Pero ella insiste en que «si tuvo tiempo de ir hasta su casa, buscar el arma, cargarla, volver y dispararles, lo premeditó«.