Hablemos de autismo: relato de una mamá y acciones para más inclusión

En Villa María y Villa Nueva, lanzaron la campaña “Hablemos de Autismo”. Gabriela Isern es mamá de un niño con TGD y explicó por qué es importante conocer sobre este trastorno.

El 2 de abril es el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, fecha creada por la Asamblea General de las Naciones Unidas. 

Hablemos de Autismo

“Lo que yo veo es que tenemos como un prototipo del autismo fijado en la cabeza, que es el chico que no te contesta, está aislado o se mueve, pero el autismo pasa por otro lado”, aseguró Gabriela.

Ella es mamá de un niño con Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) que presenta como característica la del Trastorno del Espectro Autista.

Para derribar las ideas que existen sobre el autismo, forma parte de la campaña de la Fundación por la Inclusión Plena. “Las personas autistas son personas que se les dificulta la verbalización y no todos tienen problemas cognitivos. No todo el mundo comprende eso”, detalló.

Sobre esto, la mamá relató que a estas personas algunas texturas le generan rechazo y necesitan explicaciones breves y precisas para poder comunicarse.

Desinformación y falta de comprensión

Estos aspectos son los que destaca Gabriela dentro de la sociedad villamariense.

Para ella, muchas personas están desinformadas y todavía “hay niños con autismo que no son invitados a fiestas o que no son incluidos en la juntada con sus amiguitos. Nos falta esta cuestión de poder integrar al diferente». 

“Nos falta como sociedad una parte del poder involucrarnos todavía y aceptación. Hemos avanzado en cuanto a poder hablarlo, decir qué es, cómo abordarlo. Necesitamos que la sociedad pueda comprender a las personas que tienen dificultades en la comunicación”, explicó.

Para que las ciudades sean comprensibles

La acción que desarrollarán junto a la fundación consiste en recorrer comercios de ambas ciudades para pegar pictogramas en sus vidrieras.

Son sistemas de comunicación aumentativos y alternativos que “fueron creados para poder hacer que las ciudades sean comprensibles para las personas con autismo, que la persona que este dentro del espectro autista pueda entender a la ciudad”.

El pictograma es un dibujo que está precedido por un escrito que indica la actividad que realizan en ese espacio, comercio o institución.

“Eso hace que a las personas con autismo y que tengan dificultades en la comunicación les permita ayudarles a entender”, conto Gabriela. De este modo, recorrerán comercios para pedirles que se sumen a la campaña y les permitan pegar estos carteles en la puerta de ingreso.

“No queremos que sea una acción sólo por el 2 de abril, si no que podamos continuar el trabajo de aceptación”, dijo. La actividad cuenta con el apoyo de los dos municipios y la Cámara de Panaderos.

El próximo paso es que la ciudad entienda las dificultades que tienen las personas con espectro autista. “Eso es más ambicioso”, reflexionó.