Hay dos aprehendidos por el homicidio del joven en barrio San Martín

Son dos jóvenes de 19 años de edad, domiciliados en el mismo sector.

En las últimas horas se conoció que hay dos aprehendidos por el homicidio del joven Máximo Uriel Ojeda, ocurrido en barrio San Martín de Villa María en la noche del jueves 1º de septiembre.

Este joven santafesino que fue vícitma de un crimen tenía 20 años de edad, según información actualizada del caso.

Según fuentes de la investigación, es joven santafesino se había radicado hacía varios meses en Villa María.

El homicidio y los aprehendidos

De acuerdo a lo que pudo saberse de fuentes de la investigación, hay dos jóvenes de 19 años de edad, domiciliados ambos en el barrio San Martín, que fueron aprehendidos.

No se pudo establecer aún en calidad de qué acusación fueron aprehendidos, y si tienen alguna relación directa con el disparo que ultimó la vida de Ojeda.

En principio, quedaron bajo la investigación que encabeza el fiscal de Tercer Turno, René Bosio.

En cuanto a la presencia de la vícitma en esta casa de calle Azcuénaba 253, se dijo que desde hacía dos meses era su lugar de pernoctancia.

Tras el arribo de la Policía y funcionarios judiciales al lugar del crimen, se dispuso un operativo de relevamiento.

Con la colaboración de Bomberos Voluntarios de Villa María, que aportaron iluminación, policías pudieron hacer un rastrillaje a fondo en la zona.

El arma y las balas encontradas

Fue así que en un descampado cercano a la vivienda de Azcuénaga 253 se encontró el arma que se presume fue la utilizada para matar.

Se secuestró un revolver calibre 32, con cuatro cartuchos en sus alveolos: tres percutados y uno ejecutado.

También se secuestraron 23 cartuchos calibre 32 dentro de la vivienda.

El arma será remitida a la Policía Judicial de la ciudad de Córdoba para ser peritada.

¿Qué pasó dentro de la casa de barrio San Martín?

Aparentemente, dentro de la casa, al momento del disparo mortal, había varios jóvenes, entre los que se encontraba Ojeda.

Una versión que surgió en el barrio, pero que no fue confirmada oficialmente, es que este grupo de personas habría estado manipulando el arma cuando se produjo el disparo.

Dentro del revolver calibre 32 encontrado en un baldío cercano, había tres cartuchos percutados, pero que no salieron.

Este dato alimentaría la versión de que alguien podría haber gatillado el arma varias veces, pero los disparos no se concretaron.

El cuarto cartucho es el que estaba disparado, y que sería el que dio contra el pecho de Ojeda, causándole la muerte.