Las 5 mejores aplicaciones de vigilancia parental para Snapchat en el iPhone

¿Tus hijos tienen cuenta en Snapchat? Seguramente se divertirán mucho. Está popular App posee herramientas para editar vídeos, filtros y stickers, que les garantizan horas de diversión a los más chicos.

Sin embargo, no todo es color de rosa. En esta como en otras redes sociales se esconden peligros que pueden llegar a hacer mucho daño. Por esta razón, es importante supervisar con quienes se comunican.
En caso que quieras establecer un control parental en iPhone de tus hijos, te presentamos hoy las mejores 5 aplicaciones para monitorear Snapchat.

1. mSpy

Ahora podrás proteger a tus hijos usando la tecnología. La App mSpy te mantendrá al tanto de todas las actividades realizadas en el teléfono de tus hijos. Su interfaz es compatible con distintos navegadores de cualquier dispositivo, entre ellos iPhone. Indiscutiblemente, es la mejor aplicación de monitoreo y espiar Snapchat. Lee de inmediato de que se tratan sus funciones:

• Funciona en teléfonos y tabletas.
• Espía mensajes de WhatsApp, iMessages y Snapchat.
• Supervisa las aplicaciones instaladas.
• Lectura de notas, calendarios y recordatorios.
• Revisión de vídeos y fotos descargadas.
Localización GPS
• Monitorea lista de contactos y permite bloquearlos.
• Ver historial de llamadas entrantes y salientes.

Highster Mobile

Highster Mobile es una eficiente aplicación de control parental que funciona con todos los dispositivos iPads e iPhone. Además, puedes monitorear cada mensaje de redes sociales en especial los de Snapchat, inclusive si los mismos son borrados. Entre las ventajas de esta aplicación destacan:
• No hace falta realizar Jailbreak.
• Con un solo pago recibes actualizaciones de por vida y tienen garantía de devolución de dinero.
• Totalmente segura, libre de virus.
• Monitorea mensajes SMS, llamadas y correos electrónicos.
• Ubicación GPS.
• Control de la cámara del móvil.
• Acceso al historial de navegación.
• La instalación es sencilla.

Cocospy

Esta aplicación lleva el control parental remoto a otro nivel, pues funciona en teléfonos inteligentes y tabletas. Cabe destacar que, Cocospy es compatible con dispositivos iPhone y Android, para monitorear discretamente. Asimismo, ofrece tres planes de suscripción con precios aceptables. Las características más resaltantes de esta App son:
• Rastreo de llamadas y mensajes SMS
• Geolocalización y alerta de Geofence.
• Seguimiento de actividad en Snapchat, Facebook, WhatsApp, entre otras.
• Localiza donde está ubicado el SIM.
• Supervisa el historial web.
• No tienes que hacer Jailbreak.
• Se instala en tres sencillos pasos.
• Control de archivos multimedia.

iKeyMonitor

Una de las aplicaciones más eficientes y fáciles de usar es iKeyMonitor. Ya no tienes que preocuparte si tu hijo tiene cuenta en Snapchat, Facebook, WhatsApp y otras redes sociales. Porque, podrás seguir todas las actividades realizadas desde su dispositivo iPhone o Android. Enseguida te describimos las funcionalidades más importantes:
• Demostración gratis online.
• Monitoreo del chat en distintas redes sociales.
• Grabación del sonido ambiental.
• Limita el tiempo frente a la pantalla para proteger la vista de tus hijos.
• Geo-cercado.
• Registra y graba llamadas entrantes y salientes.
• Envía alertas de correo electrónico conforme con parámetros de búsqueda.

GuestSpy

Usando GuestSpy siempre mantendrás el control parental y sigiloso del móvil iPhone o Android de tu hijo. Toda la información recabada del teléfono objetivo es almacenada y presentada organizadamente. Podrás consultarla en un panel de control conectándote desde tu móvil o PC con tu usuario cuando gustes. Estas son las funciones más importantes:
• Rastrea la ubicación del móvil.
• Lectura de mensajes SMS.
• Control de los archivos multimedia.
• Reporte detallado de las llamadas entrantes y salientes.
• Supervisa las actividades de varias redes sociales entre ellas Snapchat.
• Notifica si se cambia la tarjeta SIM.
• KeyLogger gratuito.
• Grabación de llamadas.

Afortunadamente, existen App creadas para establecer un control parental. La tranquilidad de saber que tus hijos se encuentran seguros, no tiene precio.