Le entraron a robar y enfrentó al ladrón: «Estaba drogado»

Antonella Parrucci se despertó y tenía un ladrón en la casa. A pesar del miedo, la joven lo enfrentó.

Eran las 05:00 horas del jueves 22 cuando un ruido despertó a Antonella. Al abrir los ojos, observa que alguien venía de la cocina.

La mujer, de 29 años, se levanta y se encuentra con que un ladrón estaba en su vivienda de barrio Lamadrid, en Tierra del Fuego y Seppey.

«Se ve que entra por la puerta ventana de mi pieza, no se como lo abrió«, cuenta a Villa María VIVO!

Insistió y enfrentó al ladrón

El ladrón había cortado los cables de electricidad por lo que en el lugar no había luz, pero la joven lo enferntó.

«Le pregunté que hacía, que quería, y me dijo que me fuera a la pieza«, narra Antonella.

Lejos de hacerlo, insistió en la pregunta.

Ahí fue cuando el ladrón agarró la computadora y el teléfono del trabajo de su víctima y escondió los aparatos debajo de sus ropas.

En ese momento, el sujeto se tapó la cara con una camisa que había en una silla, cuenta la víctima.

Pero Antonella volvió a enfrentarlo, mientras el ladrón le pedía que no le mirara la cara.

«Anda a la pieza que tengo un fierro«, le dijo el sujeto al tiempo que se le balanceó y le pidió dinero y que se fuera acostar.

«Cuando me dijo acostate en la cama que tengo un fierro me imaginé lo peor«, cuanta la joven.

Estaba descalzo y drogado

Si bien la joven no se acostó por temor, el sujeto finalmente se fue. Su hermana, que acababa de despertarse, lo vio salir con el rostro tapado.

«El loco estaba descalzo, sucio y drogado«, asegura Antonella.

De inmediato, dieron aviso a la Policía. «Me dijeron vos estas loca, mira si estaba armado en serio«, comenta la joven respecto a lo que los uniformados le expresaron.

A pesar de ello, Antonella cree que debería haber hecho más, dice.

Luego de los hechos, la joven entró en un estado de shock. «No paraba de temblar«, cuenta a este medio.

A pesar de que la denuncia está radicada, hasta el momento no hay novedades sobre el ladrón.

Foto: Google, zona del robo.