Liberaron al vecino apresado por supuestas amenazas al dueño de un bar

Ramiro Sobrino fue detenido este martes tras presentarse voluntariamente en Tribunales.

Google Maps - Martín Olivero

Ramiro Sobrino fue detenido este martes tras presentarse voluntariamente en Tribunales. Lo liberaron a las pocas horas y sigue la polémica por las supuestas amenazas reiteradas en un conflicto entre vecinos.

 

La Departamental local informó ayer la detención de Ramiro Ricardo Sobrino, de 49 años por amenazas reiteradas.

La raíz de este hecho se encuentra en un conflicto entre vecinos. Sobrino vive en la casa contigua a un bar ubicado en plena costanera.

Los propietarios del local comercial «Biermania» formularon una denuncia ya que, según manifestaron, el vecino intimó al propietario, clientes y empleados del bar durante más de un año.

De acuerdo a lo informado, las supuestas amenazas se hacían vía telefónica, personalmente, e incluso valiéndose -paradójicamente- de un megáfono para quejarse por los ruidos molestos.

Villa María VIVO consultó al abogado defensor de Ramiro Sobrino, Javier Marcos, quien explicó “como cualquier ciudadano tener al lado una cervecería con música alta, que supera los decibeles que establece la municipalidad, cualquiera reclamaría”.

Además, comentó que realizó un reclamo al municipio y no tuvo respuestas. Mientras que la esposa de Sobrino, Florencia Toribio, ya había anticipado a Canal 20 en enero que habían llegado a una mediación sin éxito e intentaron comunicarse con Francisco Colombano, dueño del bar.

Supuestas amenazas

Marcos esclareció el hecho de la detención ocurrido este martes 11 de mayo. “Aparentemente, porque todavía no hemos sido citados a una declaración indagatoria por la fiscal de Segundo Turno, se radicaron algunas denuncias contra el señor Sobrino.

Así, el viernes se presentó personal policial en la casa de mi defendido preguntando por él, su esposa le dijo que estaba trabajando en el campo.

El sábado se constituyeron nuevamente. Con una orden de allanamiento para secuestrar el megáfono y una orden de detención. Sobrino estaba en el campo que se encuentra a unos kilómetros de acá”, explicó.

El lunes 10 el abogado se presentó a hablar con la fiscal Juliana Companys quien no lo atendió por lo que presentó un mantenimiento de libertad que rechazó.

Es por esto que el martes se presentaron con su cliente en la fiscalía y allí quedó detenido. “Como no nos atendió la fiscal, presentamos un control jurisdiccional con la jueza de control. Y al término de dos horas estaba resuelta la situación procesal de mi defendido, recuperando inmediatamente la libertad”, aclaró.

Finalmente destacó que no era necesario detenerlo, sino que lo correcto hubiese sido citarlo a declarar.