Homicidio entre hermanos: La escena del crimen disparó interrogantes

Durante la siesta del miércoles 25 un hombre de 28 años de edad se presentó en la comisaría local auto incriminándose. Gastón Ezequiel Lezama de 28 años llevaba consigo una bolsa que contenía una pistola 9 mm y un cuchillo, “esta arma la tenía mi hermano y yo me defendí”, dijo a la policía.

La víctima es un hermano mayor, Adrián Federico Acosta de 42 años de edad, quien había regresado a la ciudad hacía apenas días. Durante dos meses estuvo trabajando en un circo en la provincia de Buenos Aires.

Qué pasó entre los dos hermanos

El Fiscal de Instrucción de Tercer Turno, René Bosio, es quien tiene a cargo la investigación del hecho caratulado como homicidio y por el cual fue imputado Lezama.

Ver: Asesinó a su hermano en sangrienta pelea y se entregó

Bosio busca determinar los motivos y la mecánica del ataque. En diálogo con Villa María VIVO! dijo que la investigación se centra en averiguar si existió o no una pelea de hermanos.

Desde el Pasteur dijeron a la justicia que eran varias las heridas que tenía el cuerpo, “fue herido de una manera muy violenta”, dijo Bosio sobre Acosta.

Ver: Lo apuñalaron 5 veces y está muy grave en el Hospital

La víctima ingresó al nosocomio de urgencia y falleció alrededor de las 16:30 horas.

Escena del crimen y actitudes

La sangrienta escena ocurrió en barrio Las Playas. Según dijo el fiscal, Acosta habría sido herido en la calle y se trasladó agonizando hacia la casa de una vecina que fue quien avisó a Bomberos.

Mientras, Lezama regresó a su casa de calle Puerto Rico al 1418, se cambió la ropa, cerró con llave la puerta de su vivienda, fue al domicilio de un familiar y se tomó un remis hacia la comisaría de calle General Paz.

“Hay cosas que no nos cierran de lo que contó el imputado. No es común que una persona en estado nervioso, con emoción violenta, accione de esa manera”, agregó Bosio quien busca determinar el móvil del homicidio.

Desde la tarde del miércoles, su fiscalía llevó a cabo averiguaciones, tomó testimonios, entre ellos el de una vecina que dice haber escuchado una discusión y de demás personas que contaron lo que vieron durante la siesta en el barrio.

Allanamiento

En la vivienda del imputado secuestraron un celular que será peritado y prendas manchadas con sangre.

Fotos: VillaMaríaVIVO!