Por una tragedia climática, se perdió una laguna de nuestra zona

Era un espacio ubicado en ruta 2 camino a Alto Alegre.

Un especialista en aves que se dedica a la biodiversidad y la fotografía advirtió sobre la desaparición de una laguna conocida como Monjes. Era un espacio ubicado en ruta 2 camino a Alto Alegre.

Walter conocido por su seudónimo «CheToba» es un especialista en aves y fotógrafo que como aficionado escribe un blog personal.

Allí justamente fue donde dio a conocer el hallazgo de la pérdida de la Laguna Monjes, ubicada a la salida de Villa María.

«Por Ruta 2 hacia el lado de Alto Alegre y a la altura del vertedero de residuos de la ciudad, se podía doblar a la derecha y por un camino rural acceder a 3 lagunas. Que se formaban por acumulación de agua de lluvia en bajos y posiblemente también por la altura de las napas de ríos y arroyos cercanos».

En el caso de las dos primeras ya hace unos tres años que se perdieron y se volvieron campos cultivados.

«Pero la que los observadores de aves locales y de toda la provincia, incluso fotógrafos de otras provincias, conocíamos como Laguna Monjes era la más grande. Incluso hasta hace 2 o 3 años funcionó una escuela de Kitesurf en el lugar», explicó.

Se perdió una laguna

En diálogo con Villa María Vivo comentó:

«Se perdió biodiversidad por una cuestión climática y un punto que se podría haber explotado como una actividad turística, ya que la gente viaja a ver aves».

Y aclaró que «no es político, ni en contra del campo. Lamentablemente el clima está cambiando, es una pena. Incluso quien alquila las tierras siempre protegió la laguna».

Lamentó que la pérdida considera que puede definitiva porque «veo cunetas y canalizaciones que harán que fuertes lluvias corran por el costado de la Ruta 2 y del nuevo camino sin ingresar al lecho de la laguna.

Pero lo que más va a complicar su recuperación es la densa vegetación que invadió lo que era el fondo de la laguna con yuyos y plantas con más de 1 metro de altura y que absorben muchísima agua».

Finalmente expresó el deseo de que ojalá pueda recuperarse el espacio e incluso se propongan políticas de conservación y recorridos por el lugar.

«Allí he ido con gente de la ciudad y había hasta 100 flamencos, había más de 85 especies de aves», por eso la importancia de dedicarle la atención que requiere.

Mira cómo se veía la laguna previo a su sequía: