Sentencia contra municipio por acoso laboral

Un fallo del TSJ ordenó a la Municipalidad de Villa María y un ex dirigente del SUOEM a indemnizar a una ex trabajadora que había denunciado acoso.

El Tribunal Superior de Justicia revirtió un fallo de la Cámara Laboral de Villa María y ordenó a la Municipalidad de la ciudad y al ex dirigente del Sindicato de Unión de Obreros y Empleados Municipales (SUOEM), Rubén “Paco” Quevedo, pagar una indemnización a la ex trabajadora del área de Tránsito, Ivana Chialvo.

Junto a su abogada, Cecilia Pérez Correa, Chialvo pidió anular el fallo de la jueza actualmente jubilada, Liliana Cuevas de Atienza a través del TSJ que hizo lugar este lunes con argumentos muy duros.

El fallo

En los argumentos, los integrantes de la Sala Laboral del TSJ, Luis Enrique Rubio, Mercedes Blanc de Arabel y Luis Eugenio Angulo cuestionaron el fallo de la magistrada villamariense.

“En primer lugar omitió el método de evaluación con perspectiva de género, desconociendo el alcance regulatorio que contiene el sistema legal argentino en esa materia”, dijeron al respecto.

Cuestionan también que no haya tenido en cuenta declaraciones emitidas en el juicio, tales como: “…las chicas por el hecho de ser mujeres tenían que aguantarlo todo… que las invitaba a salir… que si las contratadas se quedaban o no era decidido por cuatro o cinco, y Quevedo era uno de ellos”, expresaron.

“El Comité de Derechos Humanos consideró que las constantes indagaciones sobre la vida sexual y la moral de la peticionaria constituyeron una injerencia arbitraria en su vida privada y un ataque ilegal a su honra y reputación”, y agregó que en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos se considera una injerencia a la vida privada “la toma en consideración de la vida sexual de una mujer al decidir el alcance de sus derechos”, citaron.

Pericia

La pericia psiquiátrica a la denunciante reveló que lo vivido fue determinante para su salud mental y generó una “incapacidad absoluta y permanente” para trabajar.

De acuerdo a eso, el TSJ entendió que “debe condenarse a los demandados al resarcimiento del mismo”, y explica que los que deben pagar son Quevedo por una parte y solidariamente el municipio.

La denuncia de Chialvo fue hecha en 2009 junto a su compañera, Marcela Quiero, quien denunció a la Municipalidad y a su acosador, Fabián “Mojarrita” Carranza. En aquel caso, la Cámara Laboral de Villa María, presidida por Osvaldo Mario Samuel, le dio la razón a la mujer.

Foto: VillaMaríaVIVO!