Suspendieron a médico imputado de abuso sexual

Foto: gentileza Sur Cordobés

La Justicia de Jujuy está investigando a un médico que ejerce en la localidad de Las Perdices por supuestamente haber sido partícipe de una abuso sexual junto a otros 3 hombres en perjuicio de una mujer joven.

La Municipalidad de Las Perdices informó que separó de su cargo al profesional por ser uno de los imputados por este hecho, ocurrido, según la denuncia, el 1º de enero de 2019 en la ciudad de San Salvador de Jujuy. 

El profesional cesanteado cumplía funciones en el Hospital Municipal de la localidad de Las Perdices.

Decisión Municipal

Luego de enterarse de esta situación, el gobierno Municipal de Las Perdices expresó en un comunicado: “Ante la situación de público conocimiento, que involucra al Dr. Matías Cabrera, quien presta servicios en nuestro hospital municipal, se ha llegado a un acuerdo, a la decisión de separar temporalmente del equipo médico al profesional, hasta tanto pueda resolver su situación personal”.

La causa

La denuncia fue realizada por una persona compañera de curso de los supuestos abusadores.

De acuerdo a la manifestado, el delito que se investiga habría en una fiesta de fin de año, en la madrugada del 1º de enero de 2019.

La causa es llevada adelante por el fiscal Alejandro Bossatti, especializado en casos de violencia de género.

Estarían involucrados el médico mencionado, un abogado, un estudiante de Ingeniería y un licenciado en Transporte Marítimo, según publicó Puntal Villa María. En el momento del hecho tenían entre 23 y 24 años.

La publicación del matutino consigna que fueron imputados por el delito de “abuso sexual con acceso carnal” el médico Cabrera y Kevin Choque, abogado que trabajaba en el Ministerio Público Fiscal, y que luego de la denuncia habría sido desvinculado de ese organismo. Hay otros dos hombres acusados en la denuncia, sin imputación confirmada hasta la fecha.

Ante la Justicia, Cabrera habría alegado que se habría tratado de «una relación consentida». Pero según habría declarado testigos, la joven estaba “como ida”, es decir, sin estar plenamente consciente de sus actos.