Balance 2020: en Villa Nueva 60 comercios abrieron sus puertas

La venta de alimentos es el rubro que más se pudo sostener durante el año pasado y se pudieron abrir nuevos locales.

Durante el 2020, alrededor de 60 comercios abrieron sus puertas a pesar de la crisis económica generada el Coronavirus.

Durante el 2020, alrededor de 60 comercios abrieron sus puertas a pesar de la crisis económica generada el Coronavirus.

La venta de alimentos es el rubro que más se pudo sostener durante el año pasado y se pudieron abrir nuevos locales.

Las zonas más importantes para dicha radicación fueron avenida Carranza y avenida Libertad.

Así se indica en el balance estadístico realizado desde la subsecretaría de Comercio e Industria del Municipio, a cargo de Fernando Pereyra.

Alrededor de 60 comercios se dieron de alta para iniciar su actividad, así lo informaron desde la Subsecretaría de Comercio del Municipio.

Mientras que 40 se dieron de baja durante el mismo periodo.

Los rubros que más solicitaron la apertura son los relacionados a la venta de alimentos. Desde despensas, rotiserías, carnicerías, pollerías.

En cuanto a la zonificación de las aperturas desde la Subsecretaría indicaron que a lo largo de las dos arterias comerciales, Av. Carranza y la Av. Libertad, se abrieron la mayor cantidad de comercios.

Aunque destacaron también que en los barrios fuera del centro proliferó la apertura de emprendimientos relacionados con la venta de productos de limpieza sueltos y también de alimentos.

el Subsecretario de Comercio, Fernando Pereyra, en dialogo con la prensa manifestó:

“Los ingresos por IFE fueron de mucha ayuda y muchos vecinos aprovecharon la oportunidad para poder generar un microemprendimiento».

«Desde la Subsecretaría asesoramos a los comerciantes  brindándole información sobre las  líneas de crédito a tasas subsidiadas disponible y demás herramientas para ayudarlos en sus emprendimientos”, agregó.

Los comercios que se dieron de baja

En cuanto a las bajas informaron que los rubros que más solicitaron el cese de la actividad estuvieron relacionados con la venta de indumentaria, salones de fiestas y guarderías, rubros éstos que vieron resentida su actividad durante todo el año por la pandemia.

Si bien desde el Municipio se trabajó a través de un programa de ayuda en cuanto a reducción impositiva. Muchos de ellos no pudieron abrir sus puertas por más de ocho meses lo que imposibilitó su continuidad.