Con menos gente en la calle, la Policía dice que bajó notablemente la cantidad de delitos

Los uniformados de la Departamental San Martín están abocados principalmente a todos los operativos vinculados a la cuarentena obligatoria, pero, como en toda sociedad, hay otras situaciones que demandan la actuación de la Policía.

TODO LO PUBLICADO ► CORONAVIRUS

Sin embargo, un dato que revelaron desde la jefatura local de la Policía es que los índices de delitos disminuyeron notablemente a medida que se fue masificando la cuarentena.

Más gente en casa

Con menos gente en la vía pública, hay menos posibles víctimas de arrebatos callejeros, por ejemplo. También ocurre que las personas pasan todo el tiempo en sus casas y es menos probable que un domicilio quede sin moradores, restando oportunidad a que se cometa un robo.

Infractores

Pero al mismo tiempo, el departamento San Martín figura a la cabeza, en el interior de Córdoba, de la cantidad de detenciones por infringir el aislamiento social obligatorio.

Hasta las 6 del martes 31 de marzo, se habían detenido 263 personas, superando a departamentos como Río Primero con 248, Colón con 237, Río Cuarto con 202 y San Justo con 202.

VER ► San Martín es el departamento con más detenidos por violar la cuarentena obligatoria

«Hay mayor control»

“Se está trabajando fuertemente con el personal de calle para hacer cumplir lo que está dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional. Tenemos el apoyo muy importante de la Justicia a nivel local, porque no tiene ningún reparo en dar directivas rápido para el cumplimiento de la medida”, comentó el jefe de la Departamental, comisario mayor Walter Roldán.

Sobre estas detenciones ocurridas en el departamento, dijo que “hay muchas situaciones distintas”, y citó como ejemplo la localidad de Ticino: “Hemos tenido muchas detenciones porque hemos notado un poco más de rebeldía en la población. Por otro lado, en Tío Pujio, hemos detenido gente en tránsito, como los casos de mochileros y gente haciendo dudas de dedo a la orilla de la ruta”, dijo.

En medio de todo esto, lo relacionado a delitos comunes, como robos y arrebatos, ha mostrado una reducción considerable en comparación con los índices habituales en la ciudad y la región.

“Se nota una baja notable en lo que es el delito, así que no tenemos distracciones en otros temas. Si bien siempre va a haber delitos, ha disminuido notablemente la cantidad de gente que transita y hay un mayor control sobre las personas que siguen transitando”, explicó el jefe policial.