“El gobierno está pagando una deuda que no teníamos…”

“La discusión no es pagarle al Club de París o no pagarle. Toda deuda que ha sido contraída de manera legítima debe pagarse. Esta deuda, el 42 por ciento de la misma, fue originada durante la última dictadura. En el alfonsinismo se demostró que no había documentación probatoria. Teníamos la posibilidad de encuadrar alguna parte de esta deuda en lo que se denomina en la jurisprudencia internacional “la deuda odiosa”, es decir aquella deuda que se contrae en situaciones en las cuales los pueblos no pueden decidir. De lo que se trata no es de si se paga o no se paga, sino de que si se negocia es entendiendo el interés nacional”.

La obligación de pagar casi 10 mil millones de dólares llega después de meses de negociaciones. Las expresiones del gobierno fueron todas favorables. La presidenta Cristina Fernández se jactó de que era la “primera vez que se llegaba a este acuerdo sin la intervención del Fondo Monetario Internacional”. Ante estas declaraciones y las opiniones que se vertieron post acuerdo y que fueron reflejadas por los medios gráficos y audiovisuales, Lozano manifestó: “Me hizo sentir claramente un tufillo de los noventa”.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmó que el principio central del acuerdo con el Club de París «es crecer para poder pagar», y remarcó que «necesitamos garantizar la sostenibilidad de la deuda, y no desde el punto de vista de que dejen de rodillas a la Argentina». También señaló que el acuerdo con el Club de París se basó en la «concepción filosófica de que los países a los que les tenemos que pagar tienen que invertir en Argentina».

El ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmó que el principio central del acuerdo con el Club de París “es crecer para poder pagar”, y remarcó que “necesitamos garantizar la sostenibilidad de la deuda, y no desde el punto de vista de que dejen de rodillas a la Argentina”. También señaló que el acuerdo con el Club de París se basó en la “concepción filosófica de que los países a los que les tenemos que pagar tienen que invertir en Argentina”.

“El argumento es que ahora a la Argentina le van a ’llover inversiones’. Pareciera convocarnos a una amnesia colectiva”, agregó el Diputado del Bloque de Unidad Popular, que integran junto a Víctor De Gennaro y Antonio Riestra.

“El primer punto es que la mitad es una deuda de tipo ilegal, y el segundo punto es que hasta septiembre del año 2013 en el Ministerio de Economía, cuando uno intentaba ver cuál era la deuda, decía seis mil ochenta y nueve millones de dólares, ahora dio casi 3 millones y medio de dólares más. La tasa de interés es leonina, del 5,7 por ciento. No sólo hemos pagado una deuda ilegal sino que hemos reconocido que no nos hacen ningún tipo de quita de capital y la tasa de interés que terminamos acordando es el doble de la que pagan otros con el mismo Club de París. El acuerdo al que llegó la Argentina prácticamente es impresentable. Entre esta deuda y la indemnización a Repsol el gobierno nacional ha emitido alrededor de 20 mil millones de dólares de deuda nueva que no teníamos”.

Por último, en un comunicado que se encuentra en la página de la Corriente de Unidad Popular, agregó que “el gobierno nacional “de manera ilegítima e ilegal ha avanzado en una negociación que compromete a nuestro país involucrando recursos públicos y en divisas que necesitamos imperiosamente para el desarrollo nacional. Es un paso más de un gobierno que viene retrocediendo en chancletas, sobre todos sus postulados y que acepta afrontar una deuda inmediata con la sangre de nuestros desaparecidos, en el camino de volver al sistema financiero internacional y asociar estúpidamente, la salida a los problemas de hoy con un nuevo ciclo de endeudamiento”, finaliza el comunicado.

Fuente: www.laolla.tv