La Casa Balear ayuda al taller Carlon con una paella a beneficio

La lavandería en la que trabajan jóvenes con discapacidad destinará lo recaudado a su nueva sede.

La Casa Balear organiza una paella a beneficio del Taller Protegido de Producción Carlon, el espacio donde trabajan jóvenes con discapacidad. Hoy entregan las porciones que ya vendieron en su totalidad de manera anticipada.

 

Una de las instituciones más reconocidas de nuestra ciudad por sus raíces culturales es la Casa Balear y ahora se propuso una movida solidaria.

Es por ello que organizaron una venta de paella a total beneficio de la Lavandería Carlon para que puedan abrir cuanto antes.

«Las porciones son de 500 grs y tienen además de arroz, pollo y mariscos. El precio es de $700 y se entregan este sábado por la noche«, explicaron los baleares.

Pero la feliz noticia es que ya no hay más disponibles porque lograron vender toda la producción de manera anticipada.

En diálogo con Cecilia, supervisora de Carlon, contó a Villa María Vivo: «vendimos unas 200 porciones, todas las que nos propusimos hacer.

Pero no va a faltar oportunidad de hacer otros eventos, ya que la gente colaboró muchísimo. Fue todo un éxito».

 

La Casa Balear y su paella a beneficio

Respecto a la iniciativa los baleares explicaron: «el Taller Protegido de Producción Carlon con su lavandería para chicos con discapacidad tuvo que dejar el local que ocupaba.
Pasaron varios meses hasta que encontraron un nuevo espacio y todavía está en remodelaciones.

Aunque más cerca de volver a trabajar, faltan las habilitaciones y algunas otras cosas para poder abrir».
La vinculación entre ambas instituciones se debe a que «la Lavandería formó parte de un proyecto de Cooperación Internacional que Subsidio el Gobierno de las Islas Baleares, por lo que siempre estuvimos en contacto y hermanados.

Este proyecto contempla el trabajo para aquellos jóvenes con diferentes capacidades mayores de 21 años y que no tienen un espacio de contención.

Por lo que urge que pronto vuelvan a trabajar para volver a sus rutinas».