La historia de Amadeo y la ayuda de un papá que perdió a su hijo

Amadeo tiene un año, sufre una enfermedad en la sangre y consume una leche muy costosa. Maxi Caballero perdió a su hijo por leucemia en 2018 y organizó una locreada para ayudar a Amadeo.  

La mamá de Amadeo, Sara Galleguillo, contó la situación que están pasando. Tras algunas operaciones y diagnósticos fallidos, a Amadeo le descubrieron una enfermedad en la sangre.

“Amadeo tiene bacterias en la sangre, el nació con una alteración en los glóbulos blancos. El 18 de febrero le aparece un grano y a los días entra a quirófano porque el corría peligro que se reventara para adentro y tomara los órganos”, relató su mamá.

Tras algunas idas y vueltas, y problemas con la atención médica, deciden derivarlo al Hospital de Niños en Córdoba.

“A las 9 de la mañana nos dijeron que mi hijo tenía bacterias en la sangre y que le faltaba poco para ser declarado un niño con leucemia”, dijo su mamá. “Estos abscesos se habían ramificado y comprometido los intestinos. Necesitaba una segunda operación, pero iban a empezar con quimioterapia”, explicó.

La semana pasada volvió a ser operado y están a la espera de los resultados. Sus papas viajan a Córdoba dos veces por semana porque Amadeo tiene alta ambulatoria, pero necesita transfusiones.

La ayuda de un papá que perdió a su hijo

Amadeo consume una leche traída de Gran Bretaña y su familia tiene un gasto de $100.700. La leche es recomendada por sus oncólogos, es la única que puede consumir y no la cubre su obra social.

Maximiliano Caballero perdió a su hijo Lautaro en 2018 producto de una leucemia. Conoció la historia de Amadeo y se dispuso a ayudarlo.

Así organizó una venta de locro, junto a sus compañeros, para recaudar dinero y que Amadeo pueda tener su leche.

“Él fue quien se encargó de todo, de buscar las personas, las tarjetas, de darle a sus compañeros de futbol. Fue muchísima gente que se puso la camiseta para ayudar”, dijo Sara, quien se mostró agradecida por la solidaridad de Maximiliano.

“Si en la tierra existieran más personas como ustedes todo sería diferente, gracias a la gente que compro y comió locro un septiembre de mucho calor, dio la suma de varias latas y viajes a Córdoba”, agregó la mamá de Amadeo.