Queja por detención: «Somos un montón en la misma casa»

Departamental San Martín de la Policía.

La esposa de un hombre detenido el sábado 5 de septiembre, acusado de no respetar el aislamiento, consideró “injusta” la situación y dijo que había varias personas reunidas porque vive “un montón de gente en la casa”, ya que son dos familias numerosas que comparten el inmueble.

Se trata de uno de los casos dados a conocer el fin de semana como parte de los operativos contra las reuniones prohibidas. En este caso, según enumeró, serían 21 personas, todos familiares, que viven en el mismo espacio subdividido.

Quien cuenta esto es Vanesa Ruiz, habitante de una propiedad junto a su esposo -ahora detenido-, su padre, una tía y ocho hijos. En el mismo terreno, en otro espacio, vive una prima junto a su esposo, cinco hijos y dos yernos. Además tiene un hermano que vive en el mismo predio, situado sobre ruta provincial 2, frente a la cancha del club Alem, enumeró la mujer.

El sábado por la tarde, su marido, Cristian Fernández, de 40 años de edad, fue detenido por violación al artículo 205 del Código Penal, y se identificó a 8 personas, que estaban jugando al fútbol en el lugar, según se informó desde la Policía.

Familias numerosas

La mujer asegura que su marido nada tenía que ver con el partido de fútbol, encuentro que había sido organizado por su hermano, y que ella y su esposo estaban junto al resto de su familia, que vive en el lugar, festejando el cumpleaños de uno de sus ocho hijos.

“Somos distintas familias que vivimos en la misma casa”, dijo, y se quejó porque los policías, según cuenta, actuaron “sin pedir explicación”.

Consideró “injusto” que su pareja pase “tantos días preso” por violación a las disposiciones por la pandemia del Covid-19.

Fue apresado el sábado y, según le dijeron, recién el jueves al mediodía, tras ser indagado en Tribunales, recuperaría la libertad.

“No todos cumplen la ley, pero se castiga al primero que se les cruza”, se quejó Vanesa.

Cumpleaños

Dijo que en su casa era el cumpleaños de si hijo, y también cumplía años la hija de su prima, que vive en otra parte de la misma casa.

“Los que jugaban al fútbol estaban al lado y los había invitado mi hermano. Mi marido no tenía nada que ver. Estuve juntando de a monedas para festejarle el cumpleaños a mi hijo, y nos dejaron con las bebidas y la torta sin cortar, expuso, indignada.

Insistió en que ese día había varías personas en el lugar porque son dos familias numerosas las que viven allí. “Somos un montón de gente en la casa”, remarcó. “Vinieron dos móviles del CAPS, preguntaron por el dueño de la casa y se lo llevaron”, agregó.

Con su marido detenido, siguió contando, no podía dar con el lugar en el que estaba alojado, y se recorrió tres sedes policiales hasta que pudo tener certezas de dónde estaba. Ahora espera el llamado a indagatoria para este jueves al mediodía. “Nos tienen como maleta de loco”, se quejó.