Teme que la obra social no le de a tiempo los medicamentos de su hija con discapacidad

Una mamá manifiesta su preocupación por la falta de atención y de canales de comunicación.

Foto: Stock Photo

Rosana está intentando tramitar como cada mes los medicamentos que necesita su hija con discapacidad. Manifiesta su angustia porque cada vez tienen menos vías de atención en su obra social y no pueden acceder rápidamente a la medicación.

 

Una mamá de una joven con discapacidad se encuentra en una lucha constante por los derechos en salud de su hija.

El diagnóstico es un tumor cerebral, hipoacusia bilateral y retraso madurativo.

En diálogo con Villa María VIVO comentó: “estoy muy angustiada, soy afiliada a la obra social Unión Personal y tengo mi hija con certificado de discapacidad.
Y este martes 11 de octubre cuando envié por mail las recetas para la medicación para mi hija, me contesta en forma automática que estaba cerrado.
Ya estamos acostumbrados que no atienden telefónicamente por eso directamente nos tenemos que comunicar por mail”.

Teme que la obra social no le de a tiempo los medicamentos

A estos problemas en la falta de atención personalizada, se suma el temor en la demora de la recepción de los medicamentos, que son de suma importancia para el tratamiento de la joven.
“En la respuesta que decía que estaban de licencia y que me comunique con la filial de Oncativo que, por supuesto, nunca respondieron. Entonces envié un mail a Unión Personal de Córdoba y también me responde en forma automática que estaban de licencia”.

Además, agregó: «Tanto para mi hija como para las demás personas que lo necesiten, la obra social está cerrada. Me dicen que están de licencia hasta el 17 de octubre y en Córdoba hasta el 28».

La medicación de Rosario es la de todos los meses y le exigen que pase el pedido antes del 10, por eso es su preocupación y no saben dónde dirigirse.

«Nunca había pasado una cosa así, siempre demoran.

Todo lo que es discapacidad lo conseguí con la Defensoría del Pueblo o con la Dirección General de Obras Sociales».

Por último, Rosana advirtió que “seguro hay muchas personas que están en mi lugar. Mi hija es la medicación, pero hay chicos con discapacidad que necesitan atención domiciliaria o más complicados”.

Este problema particular con esta obra social, se suma a todos los inconvenientes que vienen padeciendo los familiares de personas con discapacidad.
Ya que tuvieron que salir a las calles a acompañar a los profesionales que los atienden para reclamar el atraso en el pago de las prestaciones de servicios.
Pese a que sus aportes al sistema de salud estaban al día.
Y se mantienen en alerta por la posibilidad de aplicación de un DNU que incluiría cambios al actual modelo administrativo en lo que respecta al rol de las obras sociales, la Superintendencia de Servicios de Salud y el ANDis.