Villa Nueva celebró con desfile un nuevo aniversario de la Revolución

Como cada año, Villa Nueva recibió a miles de personas que buscaron su lugarcito a lo largo de la calle Belgrano para disfrutar de un nuevo desfile cívico-militar, el que es ya tradicional para esta fecha patria.

Alrededor de las 14:00, y después de entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, el intendente Natalio Graglia ofreció un breve discurso y luego, empezó la marcha de alrededor de 100 instituciones que participaron del desfile.

Aplausos y sonrisas
Los pequeñitos de las «guarderías» municipales siempre arrancan sonrisas y aplausos de todo el público. Con banderitas, globos celestes y blancos o incluso en sus coches adornados para la ocasión, son siempre de los primeros en pasar por calle Belgrano en cada edición del desfile.

La secuencia de paso es similar a la de cada año. Después de las escuelas primarias y secundarias, pasan frente al palco la agrupaciones folclóricas, los clubes deportivos, escuelas de artes y danzas, para después despejar la avenida para el paso de las fuerzas de seguridad (bomberos, policía, ejército, etcétera) y finalmente, las agrupaciones gauchas, transportándose en sus caballos.

Con un sol que se quedó hasta terminado el desfile, el evento contó, según los locutores, con alrededor de 20 mil personas.

Más tarde, cuando las instituciones ya habían finalizado su paso y el intendente decretó asueto para este jueves 26, se preparaba el espectáculo de destreza criolla y recorrido de artesanos en el Parque Hipólito Irigoyen.

Mirá la galería de fotos completa en nuestra página de Facebook

[FOTOS]

Los granaderos, abriendo el paso en calle Belgrano.
Los granaderos, abriendo el paso en calle Belgrano.

desfile25

Los chicos de a caballo.
Los chicos de a caballo.

desfile21

desfile16

Veteranos de Malvinas, llevándose aplausos a su paso.
Veteranos de Malvinas, llevándose aplausos a su paso.

desfile12

desfile8

desfile4

Los bebés del Justo Paéz Molina, con sus coches decorados para la ocasión.
Los bebés del Justo Paéz Molina, con sus coches decorados para la ocasión.

Texto y fotos: Clara Trillini