A tres años del derrumbe del puente Vélez Sársfield

Cuando en 1927 se produjo por primera vez el derrumbe el puente Vélez Sársfield, tardaron 15 años en restaurarlo.

Cuando en 1927 se produjo por primera vez el derrumbe el puente Vélez Sársfield, tardaron 15 años en restaurarlo.

Ahora, a febrero de 2021, lleva tres años desde la última caída de su parte central, luego que cediera su estructura un 2 de febrero de 2018.

Al día siguiente, el 3 de febrero de 2018, se derrumbaron dos de sus tramos. 

En este tiempo se iniciaron, más de una vez, trabajos para intentar levantarlo y devolverlo a su lugar.

Hasta ahora, no hay un avance visible de las obras prometidas, y se esperan mejoras en esa zona del río.

Lo pendiente

La construcción del puente Perón, al lado de esta vieja estructura, permite que el paso entre Villa María y Villa Nueva no se vea interrumpido en ese punto del río Ctalamochita.

Sin la urgencia de contar con una vía de comunicación en esa parte del tramado urbano, la espera no es conflictiva desde ese punto de vista.

Sí es una materia pendiente desde lo histórico y ambiental.

Se trata de un puente donado por Domingo Faustino Sarmiento que se instaló allí en 1881, y resultó de mucha utilidad para el desarrollo de ambas orillas.

En el momento en que se produce el derrumbe del puente en 2018, había sido utilizado hasta una noche antes como estacionamiento para motos del público que asistía al recorrido peñero de ese verano.

Tres años después, quedan en el lugar los tableros derrumbados, los intentos de pilotes para volver a levantarlo, y gran cantidad de escombros de lo que fue la obra del nuevo puente.

Obra en espera

Un lugar de atractivo para turistas y paseo para vecinos y vecinas de las dos ciudades, merecería un mejor tratamiento para recuperar su buen aspecto de tiempos atrás.

Desde el gobierno provincial se enviaron en su momento unos 20 millones de pesos para financiar la reconstrucción.

La obra aún espera su puesta en marcha definitiva.

Se hicieron trabajo de relocalización de los tableros caídos, remoción de suelo, apuntalamiento de las bases, y se impide ahora el paso peatonal sobre lo que queda del puente.

Resta esperar que pronto pueda volver a recuperarse este paso histórico entre las dos ciudades.