Buscan declarar santo a militar secuestrado por la guerrilla en Villa María

Argentino del Valle Larrabure es el militar secuestrado en Villa María en 1974 y ahora quieren declarar santo.

Era subdirector de la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos de Villa María cuando fue secuestrado por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) en un ataque al polvorín local.

Fue el 11 de agosto de 1974, durante la presidencia de María Estela Martínez de Perón, cuando el grupo guerrillero copó la fábrica.

Allí se llevó secuestrado al coronel de origen tucumano, de 43 años de edad, cuyo cuerpo fue encontrado más de un años después tirado en una zanja.

Durante este tiempo fue mantenido en cautiverio y torturado.

En Villa María, la principal avenida de ingreso a la ciudad por la vieja ruta 9, desde Córdoba capital, lleva el nombre de Larrabure.

El ERP lo secuestró porque querían información para fabricar productos explosivos que luego utilizarían en sus acciones.

Por qué quieren declarar santo al militar secuestrado

Quienes promueven el proceso de santificación aseguran que el militar asesinado llevó adelante su secuestro, cautiverio, tortura y muerte con «heroicidad cristiana».

Esta situación estaría plasmada en una serie de cartas que escribió desde el lugar donde lo tenían privado de la libertad y que el ERP le posibilitó hacérselas llegar a su familia.

El obispo castrense Santiago Olivera es quien comenzó a recibir la documentación para fundamentar el pedido que se elevará al Vaticano, publicó La Voz.

El secuestro y cautiverio de Larrabure

Según explicó Perfil, el militar fue encerrado en una celda ubicada en la calle Garay 3254, en el barrio Bella Vista, en Rosario, donde pasó los 372 días que duró su secuestro.

Era un cuarto subterráneo de un metro de ancho por dos de largo, sin ventanas, con luz artificial permanente y con un inodoro de plástico.

En agosto de 1975 fue encontrado su cadáver en una zanja, envuelto en una sábana y una frazada. Pesaba poco más de 40 kilos.

Según informó TN, el coronel siempre se negó a revelar las fórmulas que tenía en su cabeza argumentando que iba a poner en riesgo vidas y “la vida es sagrada y está en manos de Dios”.

Un compañero temporario de cautiverio reveló que rezaba todos los días.

El paso hacia la canonización

Las causas de canonización requieren un minucioso estudio de la vida de candidato, que incluye documentos y testimonios.

El proceso puede durar décadas.

En general, la declaración de santo se produce luego que se establece desde la Iglesia Católica que una persona intervino en la concreción de dos milagros.

Pero también existe otra vía, que prescinde de los milagros, y que es el martirio.

Este sería el caso del coronel Argentino del Valle Larrabure, por lo que vivió durante su acutiverio en Rosario.