Crimen en el San Martín: ¿Cuáles son las pericias que faltan y qué pueden revelar?

La Fiscalía de Tercer Turno a cargo de René Bosio imputó a  Mauro Ariel Barrera y Braian Alexander Peralta por ser los supuestos autores del crimen de Máximo Uriel Ojeda, quien sufrió un disparo y perdió la vida el pasado 1° de septiembre en barrio San Martín.

Con respecto a la causa el fiscal en diálogo con la prensa expresó que faltan dos pericias muy importantes que van ayudar a revelar quien puede haber sido el autor del disparo.

Se trata de dos jóvenes de 19 años de edad domiciliados ambos en el mismo barrio en donde sucedió el fatídico suceso.

El Fiscal Bosio en declaraciones a la prensa manifestó:

«Estamos en pleno proceso de investigación en la causa y en el día de ayer hemos tomado una medida importante con respecto a la situación procesal de las dos personas que se encuentran imputadas por el supuesto delito de coatores de homicidio agravado por el uso de arma de fuego».

«Recibimos las conclusiones de la autopsia realizada por el forense en el cual el médico concluye que la causa de la muerte es un shock hipobolemico por herida de proyectil de arma de fuego y además el forense nos dice que la distancia utilizada para realizar el disparo es entre 60  cm y un 1 metro», agregó.

«Estamos a la espera de dos pericias muy importantes una que es el barrido electrónico que es para establecer la presencia de pólvora en las manos, esto se hizo tanto sobre la victima y los supuestos atacantes y la pericia del arma con las balas secuestradas», concluyó.

Los detenidos por el crimen de Ojeda

Según pudo saberse, los detenidos e imputados por el crimen de Ojeda son Mauro Ariel Barrrera y Braian Alexander Peralta.

Fueron imputados del delito de homicidio agravado por le uso de arma de fuego en calida de coautores.

Según la autopsia, la causa de la muerte fue por «shock hipovolémico por herida de proyectil de arma de fuego».

Los dos quedaron a disposición de la justicia y ahora deberán presentar abogado defensor para luego someterse a la declaración indagatoria.

El arma y las balas encontradas

Fue así que en un descampado cercano a la vivienda de Azcuénaga 253 se encontró el arma que se presume fue la utilizada para matar.

Se secuestró un revolver calibre 32, con cuatro cartuchos en sus alveolos: tres percutados y uno ejecutado.