Denuncian la muerte de un potrillo y piden acercar agua a caballos atados al sol

Advierten por estas prácticas en barrio Solares del Norte y el Nicolás Avellaneda.

Proteccionistas denuncian la muerte de un potrillo en un descampado de Solares del Norte. A raíz de este caso, piden a la población que les acerque agua y a sus dueños que los aten a la sombra y lleven comida.

Por las altas temperaturas y un importante cuadro de desnutrición hace unas semanas murió un potrillo en un baldío de Solares del Norte.
Sus dueños serían vecinos de barrios aledaños que los llevan a atar en ese sector. Proteccionistas realizaron la denuncia para que se aplique la Ley Sarmiento.
Pero exigen no más TAS (tracción a sangre) y piden a la población que les acerque agua cuando los vean atados al rayo del sol.

En diálogo con Villa María VIVO, Mirian Duran, explicó: “queremos denunciar la muerte de los caballos al rayo del sol. Sabemos que la gente no se va a animar a moverlos a la sombra, pero al menos crear conciencia de que les acerquen agua.
Y los dueños también por favor que no los dejen tantas horas expuestos a las altas temperaturas. Ni siquiera les acercan los medicamentos”.

Además, invitan a sumarse a la campaña de concientización en redes enviando fotos y dirección de donde están atados para acercarse a asistirlos.

La muerte de un potrillo

El deceso de este animal se registró el pasado 9 de noviembre en barrio Solares del Norte, otro de los sectores donde usan los descampados para dejarlos atados.

Paola Londero, otra proteccionista, comentó: “Víctimas de esta gente que no tienen ni idea de cómo tenerlos y que les importa un pepino que se le mueran, son descartables.
Mientras sus madres andan en carro todo el día, pasa esto. Este potrillo muerto iba todos los días a la casa de Mirian (la otra proteccionista) a tomar agua. Hoy lo encontró así. Un choque? No señores. La falta de correcta alimentación, las vacunas, controles veterinarios, hidratación”.

Por otra parte, también intentan rescatar a una mamá y su potrillo que están en Intendente Poretti y La Rioja, en barrio Nicolás Avellaneda. Allí tuvo que intervenir la policía, ya que los dueños de los animales viven al frente del descampado.
Se encuentran en muy mal estado de salud y con desnutrición.

La fiscal Silvia Maldonado es quien receptó ambas denuncias, “pero aún no tuvimos respuesta”, aclaró Mirian.
“Cada vez hay más instituciones privadas que hacen todo a pulmón: alimentación, veterinario, para lograr que estos caballos no vuelvan con sus dueños. Porque si van al CAM son restituidos”, concluyó Durán.