Dicen que hay «error e injusticia» en restringir

El bloque Vamos Villa María criticó en un comunicado la forma en que el gobierno municipal se manejó durante la pandemia.

El texto apunta a que la adopción de medidas surgidas a nivel nacional y provincial, según la oposición, terminaron generando un perjuicio al comercio y otras actividades locales, al no atender en su momento la realidad de la propia ciudad.

El extenso documento fue emitido luego de la sesión en la que la oposición no acompañó con su voto la ratificación del decreto municipal que impone mayores restricciones para algunos sectores, acorde a lo pedido por el gobierno nacional el día viernes.

«Nadie desconoce la realidad sanitaria de la ciudad, que es preocupante y compleja, pero también lo es la situación económica con profundas consecuencias sociales, que además profundiza la situación de la salud en su totalidad, no solo la referida al Covid como algunos solo parecen ver», dice una parte del comunicado del bloque.

La oposición sostiene que «no hay margen social y económico» para seguir restringiendo muchas de las actividades, al tiempo que considera «abrumador el déficit en el ejercicio de los controles municipales en los ámbitos donde se han producido los mayores contagios: las reuniones sociales clandestinas y el uso del espacio público».

El comunicado completo:

El viernes a través de un nuevo anuncio, el Presidente de la Nación, bajo pretexto de disminuir la circulación, dispuso que nuestra ciudad (entre otras de la provincia) sufriera un retroceso de fase, imponiendo el aislamiento social obligatorio nuevamente, y prohibiendo numerosas actividades, entre ellas la actividad gastronómica, los gimnasios, academias, etc.

El día sábado el Gobernador de la Provincia decide adherir a dichas medidas disponiendo un decreto en igual sentido, a pesar que el decreto nacional le permitía al gobernador (art. 33) mantener o no las flexibilizaciones previas.

Como no podía ser de otra manera -porque así fue a lo largo de estos casi siete meses-, el municipio de nuestra ciudad se limito a “copiar y pegar” las disposiciones nacionales y provinciales, dictando un decreto (Nº 591) estableciendo la vigencia por 14 días de nuevas prohibiciones laborales.

Creemos que una vez mas se esta cometiendo un error, una injusticia, siempre con los mismos sectores de la economía, que son nuevamente castigados prohibiéndoles trabajar, como si ellos fueran los responsables de los contagios y de que el virus circule.
Nadie desconoce la realidad sanitaria de la ciudad, que es preocupante y compleja, pero también lo es la situación económica con profundas consecuencias sociales, que además profundiza la situación de la salud en su totalidad, no solo la referida al Covid como algunos solo parecen ver.

Livianamente el viernes el presidente dice que hay que hacer en el interior del país lo mismo que se hizo en el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires). Le avisamos Sr. Presidente, porque parece no saberlo, que hasta ahora nos sometieron y aplicaron Ud. , la Provincia y el Municipio durante casi siete meses las mismas restricciones que en el AMBA, que claramente tenía mayor complejidad sanitaria, sin que acá hubiera un solo contagiado.

Durante meses nos prohibieron todo tipo de actividades en base a una realidad que nos era ajena, pero lo peor es que el Municipio lo acato sin cuestionar una sola medida, resignando su autonomía municipal , escudándose en que “así lo dispone la Nación y la Provincia”, y sin administrar y resolver el transitar de la pandemia en función de la realidad local.

Esa es un responsabilidad que el municipio debe asumir, un error que hace que ahora sea prácticamente imposible obtener el consenso social de las nuevas restricciones que se quieren imponer.
No hay margen social y económico para ello.

Pero además, en el mientras tanto, resulta abrumador el déficit en el ejercicio de los controles municipales en los ámbitos donde se han producido los mayores contagios: las reuniones sociales clandestinas y el uso del espacio público.

Quien puede explicarle a alguien del sector gastronómicos o de gimnasios, guarderías, la gente de los teatros , las academias , las canchitas de prácticas deportivas , los dueños de salones; que mientras a ellos no los dejan trabajar la costanera explota de gente y sin que se ejerza ningún tipo de control. Que circulación se pretende bajar si la mayoría de las actividades recreativas se pueden llevar adelante casi todo el día. Si había alguna medida para tomar era ahí y no restringiendo actividades laborales.

Es cierto que la responsabilidad social individual es de suma importancia, la empatía , la solidaridad, pero también es cierto que no puede pretenderse trasladar a cada habitante toda la responsabilidad del cuidado y la prevención. Es el Estado (en este caso el municipal) quien tiene y debe ejercer la mayor y principal responsabilidad en que las normas se cumplan.

Sumado a ello, no se realiza una política agresiva de testeos que permita anticiparnos a la circulación, no se aprovecharon estos meses casi siete meses para fortalecer una estrategia sanitaria eficaz, no se hizo un trabajo de fortalecimiento real del sistema de salud tanto en infraestructura como en recurso humano.

Por otra parte el municipio sostiene que mas del 90 % de las actividades comerciales están habilitadas. Esa es una verdad a medias. Por un lado porque no todas las actividades están habilitadas desde el inicio, muchas de ellas apenas funcionaron treinta días en estos meses, y otras directamente nunca abrieron. Para cada una de ellas su realidad individual es el 100 %.

Ante ello que ha hecho el Estado, tanto provincial como municipal? Que ayuda real económica se le ha otorgado a estos sectores que no se los deja trabajar?

Hasta ahora no se les ha dado un peso desde el municipio y desde la provincia. Siete meses han pasado, como creen que alguien puede subsistir sin abrir sus negocios?, como creen que se van a preservar las fuentes laborales?.

Debemos aprender a convivir con el virus, no queda otra. Nadie sabe cuanto tiempo va a durar esto. Nadie sabe cuando existirá un tratamiento o una vacuna. Estas medidas son por catorce días?

Alguien puede garantizar que con este criterio que se imponen
algo va a cambiar y se los podrá habilitar después del 25 de octubre?.
Hay que agudizar el ingenio y aplicar medidas que permitan mantener los cuidados sanitarios pero al mismo tiempo trabajar, como podría ser el caso de que el sector gastronómico se brinde al aire libre, en las veredas, adecuando el espacio público, pero no cerrarlos.

Hoy hasta la Organización Mundial de la Salud ha aceptado la realidad que implica sostener una cuarentena extensa: “Le pedimos a los líderes que dejen de usar al confinamiento como el principal método para controlar la enfermedad. Tienen que desarrollar mejores sistemas…, …en vez de aplicar cuarentenas, es preferible tener planes de rastreo y hospitalización” expreso a través del responsable europeo para coronavirus.

“El único momento en el que creemos que un confinamiento está justificado es para ganar tiempo para reorganizar, reagrupar, reequilibrar los recursos y proteger a los trabajadores de la salud que están agotados. Pero en general, preferimos no hacerlo».

“Las políticas de bloqueo actuales están produciendo efectos devastadores en la salud pública a corto y largo plazo”.

“No necesitamos elegir entre vidas y medios de subsistencia. O entre la salud y la economía. Esa es un falso dilema».

Venimos sosteniendo esto desde el inicio de este problema. Lo señalamos en cada oportunidad que tuvimos, quizas si desde un principio se hubieran tomado desde el municipio medidas de acuerdo a la realidad local que se iba viviendo, hoy los consensos sobre las medidas restrictivas serían otros, pero no solo en nosotros sino en toda la comunidad.

Siempre estaremos abiertos al dialogo y a buscar soluciones que permitan a los villamarienses transitar esta crisis de la mejor manera posible, pero no creemos que esta sea la forma, por ello no vamos a avalar el decreto municipal que contempla las nuevas prohibiciones a las diversas actividades laborales.