Empleo doméstico en cuarentena: quiénes pueden trabajar

Gabriela Juárez es la titular en Villa María y Río Cuarto de la Unión de Personal Auxiliar de Casas Particulares (UPACP) y contó a Villa María VIVO! cuál es la situación que atraviesan las personas del sector, “está un poco difícil, hay de todo”, comenzó.

Desde el momento en que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, las empleadas domésticas debieron dejar de trabajar, pero a más de un mes de la medida y sin información de que se flexibilice la norma para la actividad, tanto los empleadores como las empleadas deben atravesar realidades distintas, pero complejas.

“Hay empleadores que no quieren pagar sueldo, otros quieren obligar a trabajar”, argumentó. Explicó que sólo están exceptuados para ir a trabajar, aquellos empleadas o empleados domésticos de la categoría cuatro que se dedican al cuidado y asistencia de personas.

Cuidado y asistencia a personas

Pero es allí donde hay además, diferencias. Detalló que pueden ir a trabajar, “quienes cuiden a un niño, niña o adulto mayor que esté solo y no tenga otras opciones”, ejemplificó el caso de menores de edad que los padres trabajan en actividades exceptuadas, como son médicos.

En cuanto a las medidas sanitarias, dijo que los empleadores deben proveer a los trabajadores de guantes y barbijos. “Lo ideal sería que tengan un lugar en donde cambiarse de ropa”, agregó.

Agregó que en aquellos casos en donde la persona que debe ser cuidada, sea niño o adulto mayor, tenga la posibilidad de estar acompañado, el trabajador no debe ir.

Juárez remarcó que lo que buscan es cuidar la salud del empleado, en un primer lugar, pero también de toda la ciudadanía, “el trayecto desde la vivienda al lugar de trabajo es un riesgo y es un peligro para ambas familias”, dijo.

Quienes no están habilitadas a trabajar, hasta el momento, son las personas bajo la categoría tres y cinco, que corresponde a caseros y personal de tareas generales.

Vulnerabilidad

La categorización errónea y la vulnerabilidad de aquellas empleadas que no están registradas, representa mayores conflictos, dijo. Para circular por la vía pública se necesita de un permiso, previamente declarado por un recibo de sueldo que en ese caso, no lo tienen para presentar.

En Argentina hay un millón doscientos mil trabajadoras domésticas, pero el 60 por ciento no está registrada, “en Villa María la cantidad de registros es más alta”, alentó.

“Hay quienes están sacando horas y en el peor de los casos se registran ya muchos despidos”, contó. Explicó además que las ART no cubren a los trabajadores no exceptuados durante el aislamiento y eso representa un riesgo extra.