En cajeros se abandonaron medidas de prevención

Atrás quedaron los días en los que para entrar a un cajero automático en Villa María había que pasar obligatoriamente por una higienización de manos con sanitizante o alcohol en gel.

Las entidades bancarias, en su mayoría, ya no disponen de personal en la puerta de calle para aplicar estas medidas frente a la cantidad de personas que a diario utilizan los teclados de los artefactos para extraer o depositar dinero.

Tampoco se advierte, como sí se obliga en la mayoría de los comercios, la presencia de potes con alcohol en gel o rociadores de sanitizante.

Sin elementos

Antes o después del uso de los cajeros, no hay elementos para higienizarse, cuando son superficies, tanto en la pantalla como el teclado, en las que necesariamente hay que hacer contacto con los dedos para poder operar.

El ingreso con barbijo a los reductos en los que está los cajeros tampoco es controlado, como sí se hacía antes.

Las medidas de higiene y bioseguridad se advierte puertas adentro de los bancos, donde está el personal y se accede por turno.

En los cajeros, que es por donde la mayoría de la gente circula a diario, se abandonaron todas las medidas que sí se implementaban al comienzo de la pandemia, cuando había muchos menos casos confirmados.

En Villa María se produjeron en los últimos días dos cierres preventivos de sucursales bancarias por casos de coronavirus entre sus empleados.

Las recomendaciones

Las entidades agrupadas en la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la Argentina (ABAPPRA), la Asociación de la Banca Especializada (ABE), la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA), anunciaron en su momento medidas específicas con el fin de contribuir al cuidado de la salud de los usuarios y empleados del sistema financiero frente al avance del coronavirus (COVID-19).

En principio, se recomienda el uso de canales electrónicos para realizar operaciones bancarias como home-banking y aplicaciones móviles para realizar pagos, transferencias, consultas de saldos, e información sobre todo tipo de operaciones.

Esto se aconsejó especialmente para adultos y adultas mayores, evitando la asistencia en sucursales.

También recordaron que todos los comercios tienen la obligación de aceptar pagos con tarjeta de débito, por lo que no es necesario ir siempre hasta el cajero a retirar efectivo.

Entre los puntos que las entidades del sistema financiero remarcaron, uno fue incrementar las medidas de higiene en sucursales y cajeros automáticos.

“Es el objetivo de las entidades garantizar la salud de los usuarios y empleados”, rezaba un comunicado de las cuatro entidades, junto a consejos como “desinfectar los objetos que se utilizan con frecuencia”.