La historia de amor de la pareja villamariense que sueña con el Mundial de Tango

María Fernanda Vigilano y Maximiliano Javier Sosa están en semifinales para representar a Argentina en el Mundial de Tango.

María Fernanda Vigliano y Maximiliano Javier Sosa ganaron en Tango de Pista y están en semifinales para representar a Argentina en el Mundial de Tango. La historia de amor de esta pareja villamariense.

La pareja de bailarines villamariense de Fernanda Vigliano y Maximiliano se consagró campeona de la subsede oficial del Mundial de Tango.

Fue durante el 28 y 29 de mayo en Marcos Juárez que se llevó a cabo la 6° edición de la Preliminar Oficial de Tango BA.

Ahora en un mes deben viajar a Buenos Aires para participar de las semifinales.

Pero este sueño tiene origen en una historia de amor, ya que ellos además de compañeros de pista son pareja y papás de dos niñas, Guillermina y Paulina.

En diálogo con Villa María VIVO! Maximiliano contó: «Nos conocimos en 2011 después de que gané el Campeonato Cordobés de Tango de La Falda.

A los pocos días me contrataron de Villa María para hacer una exhibición y dar una clase, yo soy oriundo de Arroyito.

Y justo era la primera clase a la que ella asistía con un profesor externo, así que teníamos que cruzarnos. Es decir que al principio el amor fue entre profesor y alumna».

Luego de un tiempo de noviazgo, él se mudó a nuestra ciudad y ya se consolidaron como pareja también en el baile.

Facebook Fernanda Vigliano

Respecto a la competencia que acaban de ganar, relató: «es la sexta edición de la subsede de Marcos Juárez y la tercera que competimos nosotros, en 2015, 2018 y esta que ganamos.

Vamos siempre porque es muy lindo el detrás de escena, compartir con otras parejas y apasionados del tango».

Además, detalló que «en septiembre son las semifinales en Buenos Aires y también ese mes el Mundial en Capital Federal del 6 al 18. Puede ser en el Luna Park o al aire libre por avenida Corrientes».

La historia de amor que los puede llevar al Mundial de tango

Y la pregunta obligada fue cuánto hay de ficción y cuánto de realidad. Cuánto condiciona el amor verdadero en la pista de baile. Cuánto hay de magia, chispas, caricias verdaderas y escenarios pisados.

Maxi fue claro:

«El tango es una danza apasionada y si uno baila con la persona que ama ese se refleja. Las devoluciones que tuvimos eran que nos veíamos muy compactos, homogéneos. Es que se suma además nuestros amor por el baile».

Fernanda, por su parte, en sus redes aseguró:

«Gracias a mí compañero, mí pareja, mí amor, mí familia, por confiar, por apostar, por vivir el tango de la forma que lo hace y hacérmelo llegar, brillante como siempre pero está vez con luz propia, se que diste todo y más como lo haces siempre, un ángel te guió y acompañó cada paso, este logro es para él».

Y concluyó:

«La felicidad que tengo no la puedo explicar con palabras, pero ojalá se haya trasmitido en el baile».