Museo Malvinas de Oliva recibirá restos de avión devueltos por soldado británico

Un soldado británico devolvió a la Argentina los restos de un avión derribado en Malvinas. Estarán en el Museo Nacional de Malvinas de Oliva.

De Londres al Museo Malvinas de Oliva

Según relató Télam, en 1998, durante una misión a las islas, el soldado británico, David Richardson identificó los restos de un Mirage V-Dagger.3.

El avión de Volponi, un Mirage V-Dagger.3, fue derribado sin eyección en la Bahía Horseshoe por un Harrier Sidewinder AIM-9.

Decidió recuperarlos y preservarlos. Así la próxima semana viajarán en correo diplomático desde Londres a la Argentina. El destino final de la donación será el Museo Nacional de Malvinas, ubicado en Oliva. 

El embajador el embajador argentino en el Reino Unido, Javier Figueroa, dijo a Télam: «Es un gesto que acerca y no divide, a diferencia de otros trofeos de guerra que están en el mercado”.

“Inclusive algunos que son objeto de una acción judicial, como es el caso del director del Museo de Malvinas y veterano de guerra, Edgardo Esteban, cuyas fotos y documentos fueron puestas a la venta en Londres. Richardson está haciendo totalmente lo contrario al acercar los restos y devolverlos«, explicó.

La historia del soldado y el avión

En 1998, durante una misión a Malvinas, Richardson, un oficial del Ejército británico con el rango de cabo del Batallón de Infantería Ligera identificó los restos del avión argentino.

«Mientras estaba allí, realicé una patrulla que comenzó en la Bahía Fox y se detuvo en varios lugares, culminando en la Isla Pebble. Este lugar era de particular interés para mí porque, siendo un niño de 12 años, seguí de cerca la guerra del 82 y había leído mucho sobre la batalla», contó el soldado a la agencia de noticias.

«Cuando mi tropa llegó a la Isla Pebble le pregunté a un isleño si había algo que pudiera llevar a ver a mis soldados mientras estábamos allí», relató.

Y recordó que el hombre le «señaló en el mapa un par de lugares donde se estrellaron aviones argentinos que habían sido derribados por Harriers en la isla, así como un monumento a un barco británico perdido por las fuerzas enemigas».

Así encontró dos partes de los restos que le permitió identificar el número de serie del avión que estaba inscripto en la parte inferior de la cabina, todavía con su pintura de camuflaje original.

«Durante muchos años cuidé las piezas y con frecuencia me preguntaba si algún día podría llevarlas a la Argentina», dijo el soldado.

«Me complace devolver a su país las piezas del avión. Espero que mi donación al Museo de las Malvinas en Oliva llegue a salvo y se exhiba correctamente para mostrar el valor de sus aviadores durante el conflicto del ´82”, pidió el soldado.