Sin discusión previa, oficialismo postergó otra vez comicios vecinales

En la sesión ordinaria que se desarrolló el jueves 24, los concejales accastellistas impusieron su mayoría para postergar una año y medio más la posibilidad de que los vecinos elijan sus autoridades barriales en comicios.

Ya se había provocado una postergación dentro de este año, y ahora volvió a trastocarse el cronograma. En su fundamentación, el presidente del bloque Unión por Córdoba-Frente para la Victoria, Rafael Sachetto, explicó que la iniciativa surgió “a raíz de una nota dirigida por los miembros de las comisiones directivas barriales al municipio”, hecho por el que se resolvió posponer las mismas para una fecha posterior a la culminación del cronograma electoral nacional del año 2015, extendiéndose el mandato de los actuales miembros hasta la fecha que indique el cronograma mencionado.

¿A pedido de quién?

Indicó que entre las razones esgrimidas por los centros vecinales al solicitar la prórroga, estuvo la necesidad de poder fortalecer la intervención y el trabajo de cada barrio, y continuar en la planificación y ejecución de los proyectos del Plan Trienal Participativo, cuyos talleres están por iniciarse.

Si bien desde el oficialismo se presenta la situación como surgida de inquietud de los vecinalistas, otras versiones indican que fue el Ejecutivo el impulsor de la nota que se hizo firmar a los dirigentes barriales.

Prórrogas y legitimidades

Desde la oposición se cuestionaron varios aspectos, como que el tema no fuera discutido previamente en comisión y se bajar directamente al recinto, en una mecánica más de imposición que de búsqueda de acuerdo.

La concejal de la Unión Cívica Radical, Nora Landart adelantó su voto negativo por considerar que desde 2002 a la fecha se venían prorrogando mandatos y que en la nota presentada al municipio no estaban representadas todas las comisiones vecinales. “La Carta Orgánica Municipal está para ser respetada y si bien es legítimo querer ser presidente de un centro vecinal, para ello la persona debe ser votada”, afirmó.

A su turno, el edil del Partido Villamariense, Darío Capitani, expresó que no iba a acompañar la iniciativa, ya que no lo había hecho en el proyecto anterior de prórroga. “Los argumentos esgrimidos en aquella oportunidad son los mismos que los de hoy. Los vecinalistas piden modificar la ordenanza vigente, en definitiva, participación. Creo que la lectura que se hace de sólo modificar el plazo es parcial”, dijo y consideró que 2014 era el año indicado para la renovación vecinal.

Seguidamente, el concejal del Partido Villamariense Escindido Acción para Crecer, Ricardo Pereyra, adelantó su voto positivo porque “no voy a desoír un pedido de los centros vecinales, porque a sus integrantes los eligió la gente”.

«Hubiéramos querido discutirlo en el barrio»

La postergación de los comicios en los centros vecinales sorprendió a algunos vecinalistas, que no estaban enterados. En barrio General Paz no firmaron la nota pensando en discutirlo en la comisión para hacer más democrática la decisión de apoyar o no.

El vicepresidente del centro vecinal, Sebastián Trecco, contó que se enteraron de la intención de postergar cuando llegaron a la reunión convocada por el municipio.

«Teníamos previsto una reunión de comisión directiva para este sábado y discutir allí apoyar o no, pero que saliera por mayoría. No podía ser una decisión de uno o dos dirigentes. Hubiéramos querido discutirlo entre la comisión, pero nos desayunamos que el Concejo Deliberante ya lo aprobó, así que no tiene sentido dar la discusión», comentó el vecinalista.