«Yo no maté, me defendí de una agresión», dijo Druetta antes de la sentencia

Minutos antes de la definición del juicio que tiene a padre e hijos en el banquillo de los acusados por un crimen, hablaron las partes. Nelson Druetta aseguró que solo se defendió.

 

Durante los últimos alegatos del juicio por el crimen de Luis Vidal Martínez, los imputados Nelson Druetta y sus hijos tomaron la palabra.

El padre, y principal sospechoso del hecho, argumentó: «Yo no maté, me defendí de una agresión».

En tanto que Agustín Druetta, para quien el fiscal Márquez y la querella pidió la absolución, dijo: «Quiero poder recuperar una vida normal y terminar con esta pesadilla de estar encerrado sin haber cometido ningún crimen».

Mientras que su hermano, para quién Márquez pidió la absolución pero el abogado querellante lo considera coautor del delito de homicidio, sentenció:

«No entiendo cómo puede ser que tenga que pasar dos años preso sin haber estado en este hecho. Pasando por muchas cosas, rodeado de muchas personas, recibir un tratamiento como si fuera un delincuente sin que esté probado lo ocurrido. Y que la justicia se tarde tanto tiempo en determinar si una persona es culpable o no».

Durante los alegatos, el fiscal de Cámara pidió absolución para los hijos y 10 años para el padre.

Por el momento, el Jurado deliberó y está por emitir una sentencia.

La palabra del hijo de Vidal Martínez junto a la de los Druetta

El hijo de la víctima hizo uso de la penúltima palabra y pidió que se haga justicia por su padre muerto.

Dijo: «Me hice cargo del campo y padre es un productor agropecuario sin problemas ante la sociedad.

No sé qué fue lo que pasó esa noche solo que me llamaron por teléfono para avisarme que estaba en el hospital y a mi padre me lo devolvieron muerto y con la cabeza rota».