Cuando Villa María tuvo dos intendentes, y uno terminó preso

La ciudad atravesaba una crisis política institucional y tuvo así dos intendentes al mismo tiempo.

El inicio de siglo encontró a Villa María envuelta en una crisis política. Elecciones fraudulentas y sociedad dividida son algunos de los elementos que constituyeron para que Villa María tuviera dos intendentes.

El contexto era complejo. A nivel nacional, la recientemente fundada Unión Cívica Radical tomaba fuerza y diferentes conflictos suscitaban alrededor, ya que el Partido Autonomista Nacional perdía su poder.

Villa María no fue la excepción. Si bien las disputas políticas venían acrecentándose, fue a principios del nuevo siglo cuando tomó su mayor vuelo.

Contexto político

Hay un hecho, entre todos, que deja al descubierto el momento político: A fines de 1904 Villa María tuvo dos intendentes al mismo tiempo y uno, terminó preso.

En 1903, Felipe Poretti era intendente. Llegó a ese lugar luego de unas elecciones al menos, sospechosas por parte de la comunidad. El hombre, renuncia en diciembre de ese año.

Es entonces cuando Francisco Seco, que era presidente del Concejo Deliberante, queda a cargo del departamento Ejecutivo.

Semanas más tarde, los villamarienses vuelven a elegir intendente. Arsenio de la Colina, reconocido médico del momento, es quien gana los comicios.

Pero la situación política era cada vez más conflictiva y termina por renunciar a poco de haber asumido.

Seco, vuelve a la escena y queda nuevamente como jefe comunal.

Elección, fraude y dos intendentes

Diciembre de 1904. Otra vez, elecciones.

Los candidatos, dos: Saturnino Urtubey y Jacobo Repetto.   

Jacobo Repetto era un reconocido vecino, fundador de la farmacia “El Cóndor”, y radical.

Saturnino Urtubey, conservador y con llegada al gobierno provincial.

Fueron a votar 160 personas, que eran las habilitadas. Los resultados, sospechosamente, 65 votos para Urtubey y 57 para Repetto.

Hay quienes afirman que algunos votos fueron a punta de armas de fuego.

La ciudad explota y denuncian fraude, otra vez.

La grieta se agiganta y muchos ciudadanos salen a respaldar a Repetto y manifestarse en contra de los comicios.

Seco, que también era radical, se niega a entregar el mando a Urtubey y decide asumir como jefe del departamento ejecutivo.

Crea junto a sus correligionarios y vecinos, una “Comisión de Resistencia”.

Intervención y un preso

Es entonces cuando aparece en escena José Altamira. Se trata de un hombre que hacía de jefe político departamental.

Altamira debería haber accionado con anterioridad, al momento del fraude, pero tenía vínculos familiares con Urtubey y, como dice el historiador Rubén Rüedi en su libro “Historia de Villa María”, miró para el costado.

Cuando interviene, Altamira ordena la detención de Seco y del entonces tesorero municipal, Martín Rey.

El memorable episodio terminó con los dos enjundiosos hombres alojados en el “hotel del gallo, como popularmente se le decía a la comisaría local”, dice Rüedi en su libro, retomando trabajos del historiador villamariense, José Pedernera.

Lo cierto es que la detención fue momentánea y Francisco “Pancho” Seco se convirtió en el principal referente del radicalismo local de aquel entonces.

Villa María, atravesada por una crisis política institucional, tuvo así dos intendentes paralelos y uno, terminó preso «por revolucionario».

Cómo siguió:

Urtubey fue designado intendente pero meses más tarde renunció y la ciudad fue intervenida por una Comisión Administradora desde 1905 hasta 1906.

Asume luego Felipe Poretti, pero fue destituido por el Concejo Deliberante meses después en lo que será otro capítulo de la historia local.

Tras ello, quien asume nuevamente el ejecutivo es Francisco Seco, por su calidad de presidente del cuerpo legislativo que seguía ejerciendo.

Estuvo allí unos meses, hasta que la ciudad fue otra vez intervenida por el gobierno de Córdoba con una nueva Comisión Administradora durante 3 años.

 

Por: Lucía Martínez Celiz.

—–

Foto: Francisco Seco en la comisaría. Archivo Córdoba de Antaño – Facebook.

Fuentes:
Historia de Villa María, José A. Pedernera.
Historia de Villa María y sus barrios, Bernardino S. Calvo.
El pensamiento histórico del profesor Bernardino Calvo, Milena Lucero.
La Aldea, Rubén Rüedi.
Historia de Villa María, Rubén Rüedi.