En Buenos Aires, Larreta dispuso recuperar un día de clases por el feriado del viernes

Se trata de la jornada en que se dieron las manifestaciones en repudio al ataque a la vicepresidenta Cristinta Fernández de Kirchner.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodriguez Larreta dispuso la recuperación de un día de clases por el feriado nacional decretaro para el pasado viernes 2 de sepetiembre.

En esa ocación no hubo clases en todo el país, porque el gobierno nacional dispuso un feriado como medida de repudio al ataque sufrido por la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

«La educación es prioridad para nosotros. Eso lo demostramos en cada una de las decisiones, en cada una de las acciones», dijo Larreta.

«Por eso, el 31 de octubre vamos a recuperar el día de clase que se perdió en el feriado nacional del viernes pasado. No podemos perder ni un solo día», anunció.

«Ahí vamos a reprogramar un día de capacitación para los docentes. Con eso vamos a mantener los 192 días de clases que nos habíamos comprometido».

Esa jornada del 2 de septiembre hubo movilizaciones en todo el país, y en Villa María también se produjeron actos y manifestaciones de repudio al ataque.

En cuanto al feriado, en Villa María se vio un bajo acatamiento en el sector comercial, donde el 90% de los locales del centro abrieron sus puertas.

En el sector público, en cambio, no hubo actividad.

Críticas de Larreta por el feriado

Tras anunciar que el 31 de octubre se recuperará el día de clases que no se tuvo el viernes 2 de septiembre, Horacio Rodriguez Larreta cargó con sus críticas hacia el kirchnerismo:

«Todos los días nos levantamos y venmos una Argentina que nos angustia. A mí me duele. Me duele mucho. Me duele que suban los precios. Que falta de trabajo. Me duele que aumente la pobreza. Me duele que se profundice cada vez más la crisis educativa».

«Y mientras tanto, ante tanto dolor, el kirchnerismo solo los intenta distraer ahora con esto nuevo que es proponer una ley mordaza con el argumento totalmente inverosímil de que la culpa de todo lo que pasa es del periodismo, de la justicia, de la oposición».

«Lo que están proponiendo es controlar la libertad de expresión. No lo vamos a permitir. En vez de callar al que piensa diferente, yo propongo más libertad. En vez de la censura, porque de eso se trata, de la censura, yo propongo más libertad».

«Si queremos construir una Argentina. diferente, tenemos que escuchar especialmente al que no piensa como nosotros».

«Cuando veo a los políticos enredados en discusiones inútiles, cada vez más violentas, me convenzo cada día más de que el camino es el del diálogo, que trae soluciones, y no es el de las peleas, que solo profundizan los problemas».