Llevan 45 días de cuarentena a 2750 kilómetros de su casa y sin poder volver

Pablo Ávila y Claudia Schultz.

Pablo y Claudia se fueron de vacaciones al sur del país, para recorrer los bellos paisajes patagónicos de Argentina y Chile. Un viaje que tiene su costo en dinero y distancias a transitar cuando se parte de una ciudad del centro del país como es Villa María.

TODO LO PUBLICADO ► CORONAVIRUS

Lo que no imaginaron, como muchos de los viajeros este año, es que todo cambiaría de repente con la cuarentena y el aislamiento obligatorio impuesto en todas las provincias por la expansión del nuevo coronavirus.

“Vinimos a pasar unos días de vacaciones en avión. Queríamos conocer los glaciares, Torres del Paine en Chile y el Chaltén”, contó desde el sur Pablo Ávila, quien está todavía en la Patagonia junto a su pareja, Claudia Schultz.

Cambio de planes

En contacto vía redes con Villa María VIVO desde el sur del país, relató que cuando llegaron a Río Gallegos, a los dos días cerraron los parques nacionales. Entonces decidieron dirigirse a Río Turbio, la localidad natal de Pablo, y donde vive una hermana suya con su familia. “Por eso tenemos dónde dormir”, aclaró.

Al otro día de llegar a Río Turbio cerraron las fronteras y después se instaló la cuarentena. Los planes de recorrer los hielos patagónicos quedaron en nada y la única alternativa era regresar a Villa María, pero todo se volvería más complicado.

Vuelos cancelados

“Teníamos vuelo de vuelta para el 26 de marzo, y hasta cerca de la fecha nos decían que el vuelo seguía en pie. Después nos cambiaron para el 13 de abril, y luego para el 2 de mayo. Pero el lunes 27 (de abril) nos dijeron que el vuelo se cancelaba hasta septiembre o nuevo aviso”, relató.

“Desde Aerolíneas nos dijeron que suspendieron los vuelos y no tienen fecha para reprogramación”, agregó

Probando por tierra

Descartado el regreso por vía aérea, comenzaron a explorar alternativas por tierra. Desde Río Turbio, en la provincia de Santa Cruz, hasta Villa María, hay 2752 kilómetros por ruta, pasando por 5 provincias y con unas 30 horas de viaje, aproximadamente, sin contar paradas ni descansos.

Cuando hablaron con las autoridades de las provincias que necesitaban atravesar hasta llegar a Villa María les dijeron sólo dejaban pasar autos con personas que tengan certificado para volver a sus casas, aunque ese certificado se dejó de otorgar el 21 de abril.

El colectivo que no fue

Para quienes no viajaron en vehículo particular, como fue el caso de Pablo y Claudia, la única alternativa era algún colectivo especial. Se enteraron que la provincia de Mendoza había enviado un micro para “repatriar” a turistas de esa provincia, pero dijo que de Córdoba no supieron nada.

Entonces comenzaron a intentar contactarse con otras personas de Córdoba que pudieran encontrarse en la misma situación que ellos en Santa Cruz y rentar un colectivo especial para volverse todos juntos.

La idea, relató Pablo, era reunir a unos 35 pasajeros y pagar un servicio de transporte que los traiga a todos a tierras cordobesas. “Para eso necesitábamos que cada uno haga un certificado médico y justifique que estuvo 15 días en aislamiento”, detalló.

Los días fueron pasando y las soluciones no aparecían. La pareja seguía varada en Río Turbio.

Auto prestado

Finalmente, pudieron conseguir un auto prestado para poder volver, que es la alternativa que ahora abriga sus esperanzas.

Este viernes 1º de mayo, el Gobierno Nacional aprobó un nuevo procedimiento para autorizar la circulación de personas que están varadas en distintas provincias, y aun no pudieron volver sus pueblos y ciudades de residencia.

La pareja se encontraba esperando contar con más información sobre cómo tramitar ese permiso, y emprender por fin el regreso por tierra hacia Villa María, desde donde partieron hace más de un mes y medio, y tienen muchas ganas de volver.