Los juicios ahora se hacen por teleconferencia: hubo una condena por violencia de género

Con un proceso realizado este martes 21 y otro previsto para la tarde del miércoles 22, la Cámara del Crimen de Villa María adoptó el sistema de videoconferencia para llevar adelante algunos juicios que estaban en espera por el inicio de la cuarentena obligatoria en todo el país.

A través de un sistema similar al Zoom, pero de uso exclusivo del Poder Judicial, el acusado, su defensora, el fiscal y el juez, se vieron y escucharon cada uno desde un lugar físico distinto.

«Sirve para dar una solución en un caso como este, en el que las partes están de acuerdo en realizar un juicio abreviado. No serviría o no tendría la inmediatez que el juicio oral requiere en un caso más complejo«, evaluó el fiscal Francisco Marquez, quien fue uno de los actuantes en este proceso.

Ante la consulta de Villa Maria VIVO remarcó que la modalidad es útil «como medida de emergencia» pero que no permite examinar claramente todas las pruebas, escuchar a los testigos, discutir las distintas instancias y mucho menos visualizar elementos en el lugar, como se hace cuando todas las partes están presentes en el mismo recinto de la Cámara del Crimen.

El primer juicio bajo el sistema Cisco (mucho más seguro que el Zoom y de uso privado del Poder Judicial), contó con el tribunal unipersonal conformado por el juez Félix Martínez, la defensora pública Silvina Muñoz, el fiscal Marquez y el acusado, Emiliano Ezequiel Moyano, de 31 años de edad.

Moyano llegó a juicio acusado de violencia de género y se encontraba alojado en la cárcel de Bower, desde donde siguió la instancia.

El hombre, oriundo de Pozo del Molle pero radicado en Villa María, recibió una condena de dos años de prisión en suspenso. Luego de estar 9 meses preso, recuperó la libertad.

El segundo

El segundo juicio bajo sistema Cisco se fijó para las 17:00 horas de este miércoles 22 de abril. Se trata de un proceso abreviado por un caso de amenazas y lesiones leves calificadas.

El acusado es Oscar Eduardo Cerdán, de 55 años de edad, y su defensor es el abogado Rodrigo Hayas.